06 de julio de 2010
06.07.2010

Llévate la Caja

"La nueva gran Caja de Andalucía puede que ´vuele´ a la capital andaluza", por Carlos Pérez Ariza

06.07.2010 | 10:32

La incapacidad, por falta de voluntad, para descentralizar la administración es una cuenta pendiente de la autonomía regional representada, en nuestro caso, por la Junta de Andalucía. Es también un asunto que ha quedado en el limbo de nuestra novísima democracia

Se ha desplazado el centralismo hegemónico de antaño a un nuevo eje territorial, que concentra todo el poder que le ha sido transferido, dejando a la base de la democracia municipal con un estrecho margen de maniobra. Málaga, cuyos indicadores económicos siguen siendo aceptables, pese a la gran crisis del desarrollo que nos acorrala, ha sido la sede, hasta ahora, de la principal entidad financiera de la región, Unicaja. Se abre la caja de los truenos centralistas, pues si Unicaja se fortalece al fusionarse con otras Cajas, su gran tamaño, su músculo financiero desarrollado, más fuerte y poderoso, debe estar cerca del poder central andaluz, en Sevilla, según una corriente de opinión que mueve los hilos antes de que se firmen los acuerdos.

Voces, muchas, se escuchan reclamando que esa nueva entidad no se mueva de Málaga a la que le corresponde seguir siendo su sede en pro del dinamismo económico de la ciudad y su provincia. El periodismo, ni siquiera el de opinión, está para lanzar adivinaciones, pero el río de las Cajas andaluzas suena a tromba agitada e incontenible, que se dirige hacia Sevilla. En lugar de sumar restamos. No son estos tiempos para la enconada disputa territorial. Para la maniobra del húndete tú, para que flote yo. Pero parece faltar un grado de educación democrática, un espíritu de Estado, una mirada hacia la Europa de las ciudades, donde se asienta el verdadero desarrollo del sentido de la democracia en sus niveles fundamentales, en donde vive y padece el ciudadano común y corriente, el que paga sus impuestos aunque le bajen el sueldo o esté en el desempleo o bajo la protección, cada vez más evanescente, de una pensión...(sigue leyendo)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine