El estudio «The Age of Balance», llevado a cabo por la consultora Good Rebels, analiza los nuevos hábitos digitales de los jóvenes para la gestión de su bienestar. En la investigación han participado 900 personas de entre 20 y 30 años de países tan dispares en su composición demográfica y social como son España, México y Reino Unido.

El interés por el bienestar ya era una tendencia claramente al alza antes de la pandemia. Sin embargo, la Covid-19 y la posterior crisis sanitaria mundial ha propiciado un cambio de hábitos y ha acelerado la transformación digital.

En este sentido, Mar Castaño, socia y directora de Data Tech en Good Rebels, asegura que esta investigación «nos ha permitido analizar el efecto que el Covid-19 ha tenido en el bienestar de este grupo de edad y también cómo la industria se ha visto influenciada por los cambios en el último año. Los resultados muestran que la pandemia ha acelerado una tendencia ya existente».

Para los jóvenes comprendidos entre 20 y 30 años el bienestar mental es tan importante como el físico: el 69 % de los participantes lo considera una de las dimensiones más importantes de su bienestar, uno de los pilares para encontrarse bien.

Las entrevistas cualitativas profundizaron aún más en esta idea, revelando que para ellos estar bien implica un equilibrio entre las obligaciones y el ocio, entre el trabajo y la familia, además de tiempo para uno mismo y para socializar.

El sueño y la relajación ocupan también los primeros puestos en su escala de prioridades, así como las relaciones sociales.

Este tipo de interactuaciones son un aspecto que se tiene cada vez más en cuenta a la hora de gestionar el propio bienestar: un 39 % de los encuestados las considera fundamentales para sentirse bien, algo especialmente complicado teniendo en cuenta el contexto actual donde todas las reuniones sociales a gran escala están prohibidas.

Algunas de las áreas del bienestar para las que se utilizan servicios digitales son: ejercicio, relaciones sociales, salud, bienestar mental, nutrición y dietas. La accesibilidad y la gratuidad de la mayoría de estos servicios en internet son algunos de los motivos que hay detrás de esta apuesta por la gestión digital.

Sin embargo, el bienestar aún se percibecomo un lujo. Los datos demográficos arrojan cifras realmente aclaratorias y confirman que aquellas personas cuya principal fuente de ingresos proviene de las ayudas sociales no le dedican tiempo al bienestar a diario (0%), frente a la media en España que se sitúa en un 36 %.