Todos sabemos que, para perder peso y adelgazar, es necesario comer más frutas y verduras que bollería y pizzas. La fibra, las proteínas vegetales y todo lo que podemos obtener de una parrillada de verduras o una buena ensalada es beneficioso para nuestra salud. En esta premisa se basa la exitosa dieta 80/10/10 del doctor Douglas Graham, pero ¿es realmente saludable y efectiva?

Douglas Graham, un médico especializado en la alimentación para deportistas, desarrolló una dieta basada en esta premisa: que comer más frutas y verduras es fundamental para adelgazar. 

Según la dieta 80/10/10 de Graham, para bajar de peso, tenemos que obtener la mayoría de las calorías diarias de los hidratos de carbono (concretamente, el 80%) y repartir las calorías restantes entre grasas (10%) y proteínas vegetales (10%). 

Esta distribución de las calorías: 80 hidratos de carbono, 10 proteínas vegetales y 10 grasas es la que da nombre a la dieta  80/10/10. 

Además de esta relación de calorías, otras normas para llevar a cabo esta exigente dieta es evitar cualquier tipo de alimento cocinado o procesado; así como las proteínas de origen animal (carnes, lácteos, huevos, etc). En resumen, la dieta 80/10/10 solo se puede basar en alimentos bajos en grasa, de origen vegetal y crudos. 

¿Cómo seguir la dieta 80/10/10?

Uno de los mayores atractivos de este plan de alimentación es su sencillez: al estar basado en recetas con vegetales crudos requiere muy poca cocina, por lo que es muy fácil de seguir. 

Para seguir la dieta 80/10/10 tenemos que incorporar ensaladas copiosas para la cena (sin límite de ingesta, hasta que nos sintamos completos); o grandes cantidades de fruta a la hora de la comida. 

Al tratarse de una alimentación basada principalmente en vegetales, es importante aumentar mucho las cantidades que se consumen para conseguir una sensación de satisfacción real y el número de calorías diarias recomendado. 

¿Es saludable la dieta 80/10/10? 

Según los expertos, la dieta 80/10/10 de Douglas Graham no solo no es saludable, sino que puede provocar serios problemas para la salud. Reducir la ingesta de calorías al consumo de hidratos de carbono y vegetales, puede provocar una pérdida de vitaminas y otros nutrientes necesarios para el organismo. 

En cualquier caso, antes de comenzar cualquier dieta de este estilo, lo más recomendable es acudir a un nutricionista o un médico colegiado para consultar cuál es la forma más saludable de llevarla a cabo.