El equipo de Cirugía Pediátrica del Hospital Quirónsalud Málaga comienza a realizar intervenciones mínimamente invasivas guiadas por fluorescencia; “una auténtica revolución, ya que la tecnología de visualización con verde de indocianina nos permite diferenciar de manera fluorescente estructuras que el ojo humano no puede”, asegura Alexander Siles, especialista de Cirugía Pediátrica del Hospital Quirónsalud Málaga.

El cirujano, con gran experiencia previa en esta técnica, destaca que su equipo se convierte así en uno de los pioneros de la medicina privada en Andalucía en la utilización de procedimientos guiados por fluorescencia. En los últimos años, según apunta, la fluorescencia con verde de indocianina (Indocyanine Green o ICG) se ha introducido en la cirugía laparoscópica para mejorar la visualización y proporcionar información anatómica detallada durante las cirugías. “Esta tecnología de guiado por la imagen avanzada nos permite mejorar técnicas de la cirugía pediátrica mínimamente invasiva oncológica, torácica, digestiva, etc.”.

De hecho, Fernando Camacho, jefe de Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Quirónsalud Málaga, incide en que “uno de los objetivos principales de nuestro servicio es la incorporación de las últimas técnicas de cirugía mínimamente invasiva aplicadas a pediatría, suponiendo un gran avance que ha llegado para quedarse”.

Alexander Siles comparte recientes casos de éxito de cirugías laparoscópicas guiadas con fluorescencia para el tratamiento del varicocele en adolescentes. Y es que la complicación más frecuente de la cirugía laparoscópica de varicocele es la aparición de hidrocele, lo cual está relacionado con la imposibilidad de identificación y visualización de los vasos linfáticos; problema que desaparece con el uso de la guía con fluorescencia. La utilización de fluorescencia mejorada con ICG como marcador de los vasos linfáticos en el tratamiento del varicocele por laparoscopia, “reduce al mínimo la posibilidad de aparición de complicaciones como el hidrocele residual tras la cirugía”.

El varicocele es una dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos, habitualmente sin síntomas importantes, aunque en algunos casos puede causar dolor, pesadez, atrofia testicular o ser motivo de infertilidad. Esta disfunción circulatoria de las venas testiculares se suele formar durante la pubertad y se diagnostica en un control médico rutinario ante alguno de los síntomas mencionados. Existen varios métodos quirúrgicos para tratar el varicocele, aunque la preferencia del equipo médico de Quirónsalud Málaga es la cirugía laparoscópica abdominal por sus múltiples ventajas: más eficacia, mejor recuperación y estética.

Según Siles, “la varicocelectomía laparoscópica con preservación linfática utilizando cirugía guiada por ICG se trata de una técnica más precisa, más segura y con menos complicaciones postoperatorias, que proporciona los mejores resultados gracias a la tecnología más vanguardista disponible hoy en día”.

Cirugía pediátrica mínimamente invasiva

La cirugía guiada por fluorescencia viene a ampliar aún más las opciones de cirugía mínimamente invasiva (laparoscopia y toracoscopia), pudiendo implementarse en múltiples procedimientos como cirugía digestiva, pulmonar, oncológica, urológica, etc. “Es importante que las familias conozcan que para la mayoría de las patologías quirúrgicas de sus hijos existe una opción de tratamiento innovador mediante técnicas de mínima invasión. Desde las más sencillas y comunes, como una hernia inguinal o un testículo no descendido mediante laparoscopia, hasta las más complejas, como una malformación pulmonar congénita por toracoscopia”, concluye.