A veces perder peso no es cuestión de hacer mucho ejercicio, porque tenemos un problema que nos lleva a comer en exceso

Una vez cubiertas las necesidades nutricionales de cada día, ¿Qué puedes comer si necesitas bajar peso o mantenerte, pero el hambre sigue ahí? Hay alimentos más interesantes que otros. En nuestra lista encontrarás varios de tu agrado.

Arándanos

Deliciosos, hipocalóricos y muy sanos, porque te aportan antocianinas, un antioxidante cardioprotector y bueno para la vista.

Ahora puedes encontrarlos durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero. ¿Vas a resistirte a una tarrina como premio por cuidarte tanto? Es un placer que no engorda.

Champiñones y setas

Compuestos casi exclusivamente por agua y también disponibles durante todo el año, los champiñones y las setas en general son alimentos muy saciantes. Nos suelen aportar micronutrientes como el zinc, que no siempre encontramos en los alimentos más tradicionales.

Copos de avena

Los copos de avena consiguen controlar esa hambre rebelde que no logra calmar una manzana. Ricos en fibras solubles e insolubles, pese a no ser alimentos estrictamente hipocalóricos, no falta en las dietas de adelgazamiento por su aporte nutritivo. Acompáñalos con fruta o yogur natural.

Tomate

Otro alimento con un toque dulce, pero bajo en calorías. Es una buena alternativa a la manzana o la pera cuando aparece el hambre entre horas, y puedes comerlo solo, con sal o con hierbas aromáticas. Es preferible comerlo entero a hacerlo en forma de licuado, aunque si lo tuyo son los smoothies, no retires la fibra.

Brócoli

No vamos a hablarte de lo sanísimo que es el brócoli porque creemos que ya te lo habrán contado muchas veces. Lo que vamos a contarte es que hay mucha gente que piensa que no le gusta el brócoli porque le desagrada su aroma. Un toque de especias lo soluciona al instante.

Pepino

Para añadir a tus ensaladas o a los licuados, muy refrescante y rica en vitamina A. Con unas 16 kcal por porción, buena parte de sus vitaminas se encuentran en a piel y en las semillas, así que ya sabes, sin remordimientos.

Coliflor

Emparentada con el brócoli y de olor poco agradable, la coliflor es un alimento hipocalórico con un poco de mala fama porque no la has probado bien hecha. Repite el truco de las especias o pruébala en tortilla, baja en aceites. Ya nos contarás.

Pomelos

Pomelos y limones son frutas casi carentes de azúcares, que además hacen las delicias de muchas personas al añadirlas a macedonias o al disfrutar de su zumo diluido en agua.

Zumo de pomelo, brócoli, leche, ajo ¿Qué alimentos pueden alterar los efectos de la medicación?

Zanahorias

Rica en carotenoides y habitual en muchas recetas tradicionales, si no te gusta comerla sola entre horas como rescate frente al hambre, pruébala con una salsa baja en calorías como la de mostaza.

Lechuga

La lechuga te aporta solamente agua y algunos minerales, porque al ser tan rica en fibra, digamos que gastamos su aporte calórico en la digestión. Como beneficio adicional, el consumo de lechuga ayuda a reducir los niveles de estrés en algunas personas. Si te gustan las ensaladas, ya sabes qué puedes comer hasta hartarte.

Estas lechugas producen una hormona que estimula la formación de hueso, lo que podría evitar la pérdida ósea en el espacio y en la Tierra. Kevin Yates