Uno de los alimentos que más está de moda es, sin duda, el aguacate. Este producto saludable se ha convertido en un indispensable en la dieta de muchas personas. Como acompañamiento para tus ensaladas o tostadas y, por supuesto, para hacer guacamole, el aguacate necesita estar maduro y, si no lo tenemos, puede estropear el plato. Por suerte, el aguacate se puede poner maduro rápidamente y hacer que no se ponga duro. Te explicamos cómo.

Cómo saber si un aguacate está maduro

Antes de nada, tenemos que saber si el aguacate está maduro o no. Para ello, hay diversas formas que te enumeramos a continuación.

Color

El color en las plantas y vegetales es un indicador perfecto para conocer el estado del producto, y el caso del aguacate no es una excepción. Conforme su color se más oscuro, más maduro estará. Si es un tono inequívocamente verde es que aún le falta al aguacate, mientras que si su tono es muy oscuro, tirando para morado, es que está en su punto ideal.

Tacto

Otro indicador que no falla es tocar la fruta con tus propias manos. Si al presionarlo suavemente con los dedos el aguacate no varía su forma, es que aún no está maduro, mientras que si lo hace es que está listo para tomar. Notarás que está muy pasado si cede demasiado fácil.

Hay varias formas para saber si un aguacate está maduro.

Cómo madurar el aguacate rápidamente

Para madurar el aguacate en pocos minutos hay, principalmente, dos trucos o métodos.

Primer método

Este es el truco más rápido de hacer, ya que apenas se tarda un par de minutos. Hay que cortar el aguacate por la mitad y de forma vertical para, posteriormente, quitarle la semilla. Una vez hecho esto, envuelve una mitad en papel de film para microondas y mételo en el durante dos minutos. Tras esto, ya estará madurado.

Segundo método

Para este segundo método tienes que, con una aguja de coser, hacer unos pequeños cortes por toda la corteza de la fruta (no tienen que ser muy profundos, más rozaduras que cortes).

Una vez hecho esto, envuelve el aguacate en aluminio y mételo en el horno a 180 grados durante diez minutos. Después, sácalo, y déjalo cinco minutos de reposo.