Con el paso de los años la incidencia del cáncer de piel sigue aumentando en todo el mundo. Y hoy se celebra el Día Mundial que pretende incidir en el cuidado de la piel y concienciar para prevenir este tipo de cáncer, el más frecuente del mundo.

Según el informe de Euromelanoma y la encuesta elaborada por la Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, en los últimos 10 años este tipo de cáncer cutáneo ha aumentado en casi un 50%, llegando a más de 287.000 casos en todo el mundo, con más de 60.000 muertes al año.

La mitad (46,2%) de los diagnósticos realizados en consulta ambulatoria dermatológica en España son de patología tumoral.

Y aunque el más conocido, nombrado y temido es el melanoma, existen varios tipos de tumores cutáneos.

Tipos de cáncer de piel

Según explica el doctor Eduardo Nagore, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) los tres cánceres más prevalentes son el carcinoma epidermoide, el carcinoma basocelular y el melanoma.

  • Carcinoma basocelular: Es el cáncer de piel más frecuente. Representa el 75% total de los tumores malignos cutáneos. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más comunes en las zonas expuestas al sol, especialmente, cabeza y cuello.

Son tumores de crecimiento lento y son fácilmente tratables. Además, es muy raro que produzcan metástasis por lo que su pronóstico suele ser muy bueno.

  • El carcinoma epidermoide representa aproximadamente el 20-25% de todos los cánceres cutáneos. Se trata de un tumor que suele aparecer en personas de piel clara que han estado muy expuestas al sol. Crece rápidamente lo que por un lado facilita su diagnóstico, pero también requiere un tratamiento precoz para frenarlo.

Puede producir metástasis en los ganglios linfáticos y tras su eliminación la supervivencia global a los 5 años es superior al 90%.

  • Melanoma: según los dermatólogos no es el más frecuente, pero si el que produce alrededor del 90% de los fallecimientos por cáncer de piel. Se origina en los melanocitos (las células que dan color a la piel).

La clave está en la prevención y la autoevaluación

Educar en salud siempre es una ventaja tanto para el paciente como para el médico. Pero en el caso de los cánceres de piel es vital para mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Prueba de ello son los datos de un estudio, realizado con el apoyo de la Academia de Dermatología, que mostraban un dato que todos deberíamos conocer:

  • Un retraso de tres meses en el diagnóstico de los carcinomas de células escamosas suponen una pérdida en la supervivencia de hasta 8 puntos a los 5 años, y de 13 puntos en el caso de los melanomas.

A pesar de ello, apenas un 11% de la población se somete a una revisión de lunares con un dermatólogo y sólo un 33% se auto explora la piel anualmente.

Por eso, los especialistas en piel ofrecen diferentes herramientas con el fin de que el propio paciente revise su piel con el objetivo de poder detectar a tiempo cualquier síntoma de alarma.

¿Cómo debo hacer la auto exploración de la piel?

Hay una serie de signos que se pueden detectar a simple vista y son importantes, por lo que la auto exploración es el primer paso de la prevención en este tipo de cáncer.

Y lo que tenemos que observar si ocurre en los lunares de nuestro cuerpo es lo siguiente:

  • Asimetría: lunares asimétricos, es decir, que si imaginariamente los partes por la mitad verás que no son iguales.
  • Borde: lunares con bordes irregulares, festoneados, cortados a pico.
  • Color: Cuando no tienen un color uniforme y podemos ver sombres de color, marrón, negro, gris, azulado.
  • Diámetro: diámetro superior a 6 mm.
  • Evolución: observa si se ha producido una evolución en los últimos meses que haya supuesto un cambio en alguno de los puntos anteriores.

La presencia de estos signos o cualquier otro como sangrado, inflamación, crecimiento de forma nodular, picor… es motivo de consulta al dermatólogo.

Los especialistas también recuerdan que tenemos al alcance de un clic nuevas herramientas tecnológicas para ayudar a la autoexploración, como distintas aplicaciones móviles, como UV Derma y eDerma.

¡Cuidado con las quemaduras del sol y sea generoso con la crema!

Evitar la quemadura es crucial en la prevención del cáncer de piel, sobre todo en los niños y adolescentes.

Y es que el riesgo de melanoma en la edad adulta se duplica si en la infancia o adolescencia se sufrieron quemaduras.

¿Cómo disminuir los daños provocados por las radiaciones solares?

Pues como indican los dermatólogos, adquiriendo hábitos saludables ante la exposición solar:

  • Evitando las exposiciones solares en las horas centrales del día.
  • En exposiciones solares protegerse con ropa adecuada, camisetas, pantalón largo, sombreros de ala superior a 7 cm y gafas de sol.
  • Hacer uso de las sombras (árboles, sombrillas, toldos, etc.).
  • Aplicar cremas fotoprotectoras con factor de protección igual o mayor de 30, reaplicar cada dos horas. ¡Y nada de tacañerías! Es mejor pasarse con la cantidad de crema que lamentarse en el futuro.

Por último, aunque no menos importante, es acudir al dermatólogo de forma habitual o ante cualquier señal de alarma. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor será el pronóstico.

Lo que hay que saber del cáncer de piel, recomendado por ROCHE

Para el Día Mundial del Cáncer de Piel que se celebra hoy, el laboratorio Roche ha realizado un especial en su página web con una información sencilla de entender y muy necesaria de divulgar, por lo que aquí nos hacemos eco de sus informaciones:

Causa del cáncer de piel.

Lo primero que explica el laboratorio es que

  • "El cáncer de piel se produce por el crecimiento anormal y descontrolado de las células cutáneas cuando se someten a la radiación ultravioleta (UV)".

Esa es la razón, muy fácil de entender, de por qué este cáncer suele aparecer en las zonas de piel expuestas al sol. Y sobre todo cuando se expone la piel a horas de máxima radiación y con poca o mala protección.

¿Es verdad que el melanoma aumenta entre jóvenes de 25 a 29 años?

El melanoma es el más conocido y el más temido. Porque si bien tiene la incidencia más baja, con unos 7.000 casos al año, es el más agresivo, ya que tiende a invadir el tejido sano que lo rodea y se puede extender a otras partes del cuerpo.

Pero es que, además, su diagnóstico sigue aumentando sobre todo entre los jóvenes de 25 a 29 años.

Por eso, como hemos dicho antes, hay que insistir en vigilar los lunares con frecuencia para lograr un diagnóstico precoz que permita un mejor pronóstico.

¿Qué significa el dicho de que "la piel tiene memoria"?

La frase de que "tu piel tiene memoria" la utilizan los dermatólogos para para explicar que las quemaduras solares normalmente no dejan cicatriz, pero sí dejan huella.

Y con esta expresión los dermatólogos se refieren a “la capacidad de las células de acumular daños en su secuencia de ADN”.

Por eso, con el tiempo, el daño acumulado de los rayos ultravioleta puede llegar a causar cambios en la textura de la piel, envejecimiento prematuro e incluso lesiones malignas como el cáncer de piel.

Vamos, que, como explican los especialistas de Roche, parte de esa quemadura solar se queda con nosotros para siempre, aunque no lo notemos a simple vista.

¿Qué partes del cuerpo debemos proteger?

Todas. Porque si bien los lugares donde suele aparecer el cáncer de piel son la cara, el escote y el cuero cabelludo, es importante proteger todo nuestro cuerpo.

 ¿Y si el día está nublado y no vemos el sol, hay que protegerse?

 Pues también. Porque en un día nublado el 40% de la radiación solar impactará igual sobre nosotros.

 ¿Y dentro del agua?

 Hay que protegerse siempre dentro del agua, incluso en los días nublados.

 ¿Y si vamos a estar todo el tiempo debajo de la sombrilla?

También. Porque según un estudio de la Universidad de Valencia (UV), a través de las sombrillas se filtra un 34% de la radiación ultravioleta total.

¿Y cuando ya estamos morenos?

No hay condición que nos libre de protegernos del sol. Siempre debemos ponernos crema. Hasta en los días finales del verano.

¿Cómo ponernos la crema protectora?

Lo que recomiendan los dermatólogos de Roche es aplicarla en casa, 30 minutos antes de la exposición solar y sobre la piel seca (¡también en los labios!).

¿Con una vez basta?

No. Los expertos recomiendan ponerse crema cada 2 horas.