18 de marzo de 2019
18.03.2019
Semana Santa de Málaga 2019

El nuevo recorrido aumenta las estaciones de penitencia en la Catedral de Málaga

A las 15 hermandades que ya lo hacían se suman, gracias al nuevo recorrido oficial, Humildad y Paciencia y todas las cofradías de Fusionadas, de forma que pasará la procesión del Miércoles Santo, Lágrimas y Favores, y vuelve a hacerlo Vera+Cruz

18.03.2019 | 05:00
Imagen de la Catedral malagueña, que esta Semana Santa abrirá su segunda puerta a las cofradías.

El nuevo recorrido oficial de la Semana Santa de Málaga que se estrena este año, como ya informó La Opinión de Málaga el pasado lunes, 11 de marzo, sigue presentando algunas incógnitas que se despejarán de aquí a que empiece la Semana Santa, pero sí hay una certeza: la apertura de la segunda puerta de la Catedral supone un hito para los cofrades malagueños, de forma que a las 15 hermandades que ya hacían en las entrañas del primer templo de la diócesis sus estaciones de penitencia, ahora se suman dos nuevas cofradías, Humildad y Paciencia y Fusionadas (que organiza tres procesiones durante la Semana Mayor), sumando por tanto 19 cortejos los que recorrerán las naves de la Catedral.

De hecho, este ha sido uno de los grandes caballos de batalla del nuevo recorrido, ya que se incorpora al mismo la calle Molina Lario, acabando el itinerario oficial a los pies de la Torre Sur de la Catedral. No sólo se trata de un salto estético, dada la belleza de este enclave urbano para procesionar, sino también de dotar de más posibilidades a las hermandades que opten por hacer sus respectivas estaciones de penitencia en la Catedral. Molina Lario, de hecho, alterna filas de sillas y palcos entre los naranjos actuales, buscando un perfil bajo en el entorno catedralicio. Así, para regresar a sus lugares de origen, hagan o no estación de penitencia en la Catedral, las cofradías tendrán las alternativas de discurrir por la calle Strachan, seguir hasta pasar la plaza del Obispo o coger por Postigo de los Abades.

También hay más alternativas en cuanto a hacer la estación de penitencia en la Catedral, a la que se entrará por una rampa dispuesta en su segunda puerta, de tal forma que las cofradías tienen dos opciones: entrar por Postigo de los Abades, realizar el paso por la Vía Sacra y salir por el Patio de los Naranjos. Ello, según la Agrupación de Cofradías, permitirá una mejor organización de las procesiones dentro del templo y ordenar el horario e itinerario de las cofradías que así lo hagan.

A las 15 hermandades que ya hacían estación de penitencia en el primer templo de la diócesis se suman Humildad y Paciencia, que viene desde la zona de La Unión con un extenso recorrido y que entrará en la Catedral a las 17.00 horas del Domingo de Ramos. Asimismo, los tres cortejos que pone en la calle cada Semana Santa Fusionadas harán lo propio: el Domingo de Ramos también será el turno de la Virgen de Lágrimas y Favores, que entrará al templo a las 17.45 horas; el Miércoles Santo lo harán el Cristo de Ánimas de Ciegos, el Cristo de la Exaltación, Azotes y Columna y la Virgen del Mayor Dolor. La corporación de San Juan realizará su entrada a la Catedral a las 21.20 horas. Asimismo, el Jueves Santo será el turno de Vera+Cruz, que entrará al gran templo malagueño a las 22.00 horas.

Los horarios de las que ya hacían su estación de penitencia en la Catedral, la mayoría de nuevo cuño, son los siguientes: del Domingo de Ramos, Dulce Nombre (18.30 horas), Salud (19.15 horas), Humildad (20.05) y Salutación (20.45); el Lunes Santo son Crucifixión (19.10 horas), Pasión (19.45) y Dolores del Puente (21.20 horas); el Martes Santo sólo entrará Las Penas (20.40 horas); el Miércoles Santo, además de Fusionadas, harán estación de penitencia Mediadora (20.30 horas) y Salesianos (21.00); el Jueves Santo es el turno de Santa Cruz (20.50 horas) y Viñeros (21.15 horas), además de Vera+Cruz; por último, el Viernes Santo serán Monte Calvario (20.40 horas), Descendimiento (21.20 horas) y Dolores de San Juan (22.00 horas), siempre según los horarios que maneja la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga, aún sujetos a cambios.

El entorno de la Catedral, sobre todo Molina Lario, la plaza del Obispo y la zona del Patio de los Naranjos, con la Puerta de las Cadenas, siempre han conformado un nudo gordiano del hecho procesionista en Málaga. No en vano, y por poner un ejemplo, el acto de Estudiantes en la plaza del Obispo, que se hace ahora más temprano, aglutina a miles de personas en este enclave, que ahora será paso obligado para muchas cofradías al abandonar el recorrido oficial. Lo mismo ocurre con el acto de liberación del preso de Jesús El Rico, o cuando Expiración o Humildad y Paciencia, a la inversa, han recorrido este espacio de la trama urbana de vuelta ya hacia sus respectivas casas de hermandad. Dado el evidente tirón que tiene este enclave para las cofradías y el público que las sigue en esta parte del Centro Histórico, el hecho de que el recorrido acabe ahí es hacer oficial lo que ya era normal.

Lograr la apertura de la segunda puerta de la Catedral no ha sido fácil. De hecho, hasta finales de diciembre de 2018 la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía no dio su visto bueno a la instalación de una rampa, despejando así una de las principales dudas que amenazaba los planes de la Agrupación de Cofradías. Así, la Junta dio el sí a una de las opciones presentadas por la Agrupación, a la espera del proyecto definitivo. La propuesta es simple: la entidad de San Julián asume la restauración de las dos rejas que impedirían poner la rampa de entrada y salida de los tronos, coincidiendo su retirada con la Semana Santa, lo que despeja, al menos para 2019, la apertura de la segunda puerta. Además, se gana tiempo para estudiar una opción definitiva.

La Agrupación presentó un informe muy meticuloso sobre el estado de las dos rejas del templo, una del siglo XVIII y otra de mediados del XX, y propuso su restauración y retirada, que coincidirá precisamente con esta Semana Mayor. La restauración será asumida por la propia Agrupación, optando así por una solución provisional y única para 2019, por lo que en los sucesivos años habrán de arbitrarse otras medidas, según informó la Junta en su día.

La rampa que se instalará será efímera, porque una solución permanente es complicada. Esta tendrá de 23 a 28 metros de largo y cinco de ancho, con un desnivel del 10 por ciento, y contará con todas las medidas de seguridad garantizadas con el fin de sortear la escalinata, de forma que los tronos podrán girar y entrar en la Catedral sin mayores problemas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook