No caían desde los balcones o a pie de trono. Ni en forma de pétalos sobre sus cabezas. Pero las peticiones son las mismas. Las gracias, idénticas. Puede que más que cualquier otro año porque ahora, en mitad de la crisis que sacude a la sociedad, el Cautivo y la Trinidad son más necesarios que nunca. 

Por ello, y para evitar aglomeraciones este próximo Sábado de Pasión, este miércoles han comenzado las ofrendas florales a los Sagrados Titulares de la cofradía. Unas muestras de cariño muy características de cada traslado, año tras año, que generaban esa inolvidable imagen del monte de claveles delante del Señor y su Madre, tampoco podrán realizarse esta Semana Santa tal y como se hacían.

Este año se podrá llevar a cabo la ofrenda en la casa hermandad de la cofradía con anterioridad al Sábado de Pasión. Para que los devotos puedan hacer entrega de los clásicos claveles rojos que durante la Semana Santa conformarán el monte a los pies de Jesús Cautivo en su trono, la cofradía ha establecido dos días: el Miércoles y Jueves de Pasión, 24 y 25 de marzo, de 17.00 a 19.00 horas. 

De este modo, con total seguridad, no han sido pocos los fieles que se acercaron a la casa hermandad, mientras el Señor seguía en San Pablo, para ofrecer sus docenas. 

Una casa hermandad que recibirá a todos los fieles a lo largo de la Semana Santa

Asimismo, se va a poder venerar a Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad Coronada en sus tronos procesionales en el salón de tronos de la casa hermandad (Acceso por la C/ Barrera de la Trinidad) de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas del Domingo de Ramos al Sábado Santo (excepto el último día, que estará cerrada por la tarde). Asimismo, la estancia de los Sagrados Titulares en el salón de tronos podrá ser seguida ininterrumpidamente y en directo a través del canal de YouTube- Cautivo Málaga para todo aquel que no pueda acudir a venerar a los Sagrados Titulares.

La ofrenda de flores se realizó en la casa hermandad del Cautivo. L. O.

Kilos de solidaridad

Del mismo modo, desde la cofradía se ruega que, junto a esas flores, todos los fieles tengan presente las importantes necesidades económicas de tantas familias que han visto agravada su situación de vulnerabilidad durante la pandemia de la Covid-19 y, por este motivo, solicita que puedan aportar, igualmente, un kilo de alimentos no perecederos, que serán destinados a Cáritas de la parroquia de San Pablo.