Acaba la Semana Santa más atípica dentro del año más excepcional. Extraña pero histórica. Las cofradías no han salido al encuentro de los malagueños, sino al revés. Los ciudadanos, soportando largas colas, han acudido en masa, pero de manera ordenada, a visitar a los sagrados titulares, que permanecían en sus templos o casas de hermandad. Pablo Atencia, presidente de la Agrupación, destaca el comportamiento y las responsabilidad demostrados en todo momento, que, según valora, "ha estado a la altura de lo que se merece la Semana Santa y la ciudad".

Los titulares de la Agrupación de Cofradías, el Cristo Resucitado y la Virgen Reina de los Cielos, permanecían este Domingo de Resurrección expuestos en veneración en la iglesia de San Julián, donde se ha llevado a cabo una oración comunitaria en la que ha participado la mayoría de los hermanos mayores de las cofradías agrupadas, junto con el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, y otros ediles, y el delegado de Cofradías y Hermandades, Salvador Guerrero. Posteriormente, la junta de gobierno de la Agrupación, con su presidente al frente, ha participado en la Misa del Domingo de Resurrección en la Catedral, oficiada por el obispo, Jesús Catalá.

Atencia hace un balance positivo de estos días santos, y agradece también el esfuerzo de las 41 hermandades y sus propuestas de actos y cultos. "Podemos decir que hemos tenido una Semana Santa muy especial, aunque no hemos podido procesionar. Pero sí hemos tenido la oportunidad de acercarnos a los templos y casas hermandad. Por ello, hay que destacar el esfuerzo de las 41 cofradías por que pudiéramos acercarnos, con responsabilidad y cumpliendo aforos y otras medidas, a los sagrados titulares", señala el presidente de la Agrupación, quien también agradece la responsabilidad individual de todos los que han participado, así como de la respuesta ciudadana, y su paciencia, ante las largas colas para ver a los titulares.

"El Ayuntamiento también está muy satisfecho con el comportamiento de los cofrades y de los malagueños que han asistido a los templos", asegura, destacando que apenas se han producido incidentes en las colas. 

18

Domingo de Resurrección en la iglesia de San Julián, sede de la Agrupación de Cofradías Gregorio Marrero

"A nivel personal me encuentro muy satisfecho. Hemos percibido mucho cariño y hemos dado una visión muy positiva, pese a la incertidumbre", resalta Atencia, quien considera que, a pesar de sumar dos años ya sin procesiones de Semana Santa por la pandemia de Covid-19, "mucha gente joven sigue vinculada a las cofradías". "Este 2021 ha sido una prueba palpable de que se mantienen esos lazos de manera directa y emocional con las cofradías. Imprimimos un sello particular a nuestros actos y pensamos que esa vinculación no solo se va a mantener, sino que crecerá con fuerza".

Pasada la Semana Santa, la atención se centra ahora en continuar con las actividades del Centenario. El primer acto en ciernes será el 1 de mayo, con la inauguración de una de las tres exposiciones previstas. En este caso, la patrimonial, en el Palacio Episcopal. Sin perder la esperanza tampoco de que se pueda celebrar la procesión extraordinaria prevista para el 25 de septiembre, dentro del Congreso Internacional de Cofradías que acogerá la ciudad de Málaga. "Estaremos muy pendientes a la evolución de la pandemia y estamos abiertos a todos los escenarios. Nos gusta tener una actitud positiva para mantener los candelarios y conforme se vayan acercando las fechas, tomar decisiones", concluye.