No pudo ser. Azotes no pudo salir en su procesión extraordinaria por su 225 aniversario. La lluvia pasó de convertirse de amenaza a realidad. El tiempo caprichoso y azaroso de otoño dictó sentencia ante una cofradía Fusionadas que ha visto sus ilusiones frustradas por una lluvia intermitente, pero que se iba a extender por la noche.

La hermandad lo intentó. Fue retrasando la salida durante 45 minutos de nervios y tensión. El salón de tronos se vivía con intensidad cada minuto, cada cambio sutil del tiempo. Hubo un amago de salir, pero la lluvia salió para decidir por la cofradía.

No habrá salida en esta ocasión, pero el trabajo está hecho. La hermandad se ha puesto en marcha y solo la organización de la procesión ha aportado muchos beneficios a la cofradía, de unión y trabajo. La suspensión abre paso a una nueva fecha.

El mal tiempo ya obligó a la corporación a suspender su salida el Miércoles Santo de 2019. En 2020 y 2021, la crisis sanitaria de la Covid-19 impidió que hubieran procesiones en las calles. De ahí que la ilusión de esta salida fuera máxima. A pesar, incluso, de que los fusionados pudieron desquitarse el pasado 30 de octubre con la participación del Cristo de la Exaltación y la Virgen del Mayor Dolor en la Magna 'Camino de la Gloria', con motivo del centenario de la Agrupación.

La procesión iba a salir de la casa hermandad, y no de su sede canónica de San Juan. Allí se han vivido escenas de pesar. Lágrimas, en suma, de impotencia.

El Escuadrón de Clarines de Fusionadas iba a ser el encargado de anunciar la salida procesional de Azotes, tocando desde la balconada. Como en las grandes ocasiones. El cortejo, con un centenar de hermanos con velas, se encargaría de iluminar el camino del Cristo en la tarde desapacible, al ritmo de la Banda de Cornetas y Tambores de Fusionadas, en cabeza, y de la Agrupación Musical Jesús Cautivo de Estepona tras el trono. Todo se quedó en teoría y no se ha podido poner en práctica, aunque ambas formaciones pudieron dedicar sus sones a la imagen, que permanecerá en el salón de tronos expuesta al público, ya que la casa hermandad permanecerá abierta.

Para el próximo Miércoles Santo, si Dios quiere, se dejará el importante estreno que lucía el Señor: un espectacular paño de pureza bordado en oro por José Delgado Trujillo y donado a la cofradía por el hermano Israle Infante Comitre. También llamaron mucho la atención las plumas blancas que lucía el centurión romano del grupo escultórico, en vez del color ámbar del Miércoles Santo.