Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Cofradías

Un 2022 extraordinario para compensar dos años de travesía por el desierto

Tras el regreso del culto público a las calles durante el último trimestre del pasado año, capitalizado por los actos del centenario de la Agrupación, con la primera Semana Santa de la nueva normalidad a la vuelta de la esquina, ya hay cuatro salidas extraordinarias previstas para el próximo otoño para conmemorar los aniversarios de las hermandades que las protagonizarán

La Virgen del Amparo, el Cristo de la Agonía, la Virgen del Gran Poder y la Mediadora, saldrá de manera extraordinaria este año 2022. L. O.

Tras dos años sin procesiones por la pandemia de coronavirus, la actividad cofrade ha regresado con reverdecido entusiasmo, y a pesar del desapego provocado y que ha agravado la crisis de nazarenos y hombres de trono que algunas corporaciones venían arrastrando, las cofradías han vuelto a tomar el espacio público con toda la normalidad que permite la situación sanitaria. Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, ya hay previstas distintas salidas para conmemorar aniversarios, que convertirán la segunda mitad de 2022 en un otoño extraordinario, Covid mediante. Servirá para compensar, de alguna manera, las dos últimas primaveras de vacío.

Los actos externos organizados por la Agrupación de Cofradías con motivo de su centenario han capitalizado el cronograma cofrade desde septiembre, pero la primera en volver a pisar las calles tras el decreto episcopal que lo impedía fue la Virgen de la Victoria, que aunque tuvo que suspender su procesión triunfal del 8 de septiembre con motivo de su festividad, sí que pudo regresar a su Santuario en traslado en la madrugada del pasado 11 de septiembre. Histórico. La primera procesión en Málaga desde el inicio de la crisis sanitaria, sin cortejo, sin cirios, sin enseres, un rosario de la aurora y en sencillas andas... pero con la Patrona. Fue todo un símbolo. La Victoria cofrade ante la pandemia. 

A los pocos días, en la madrugada del 19 de septiembre, Málaga pudo vivir un emocionado reencuentro con trece de sus principales devociones, que volvieron a salir en procesión después de dos años y medio largos por la Covid-19. Estas imágenes fueron trasladadas desde sus sedes canónicas hasta la Catedral, donde recibieron culto extraordinario en la exposición 'El Verbo Encarnado', organizada por la Agrupación de Cofradías con motivo de su primer centenario fundacional. 

Jesús Cautivo baja por la rampa del Pasillo de Santa Isabel de camino a la Catedral. L. O.

Desde muy temprano, a las 04.45 horas, se echaba a andar el primero de los cortejos, el del Redentor del Mundo, desde las Delicias. Y pasadas las 08.30 horas, debido al retraso acumulado, hacía su entrada en el Primer Templo el Cautivo, el Señor de Málaga. Las imágenes que participaron en esta veneración fueron: Jesús de la Puente, la Reina de los Cielos, el Nazareno de Viñeros, el Cristo de la Agonía, la Piedad, Servitas, el Cristo del Amor, la Virgen del Rocío, el Señor de la Misericordia, el Redentor del Mundo, el Cristo de los Milagros, la Soledad de San Pablo y el Cautivo.

Las imágenes pudieron regresar después de dos meses expuestas en el Primer Templo en la noche del 19 de noviembre, convirtiendo estos traslados, en algunos casos, en pseudo extraordinarias, con participación de bandas y ralentizando hasta el extremo la recogida. Aquí ya se permitieron las velas y la presencia de acólitos. Pero antes se produjo el gran retorno cofrade a las calles de Málaga: el 'Camino de la Gloria'.

El Cristo de la Buena Muerte, en la procesión Magna 'Camino de la Gloria' L. O.

Las cofradías de Málaga volvieron por todo lo alto con esta Magna tras una larga y triste travesía por el desierto. Las hermandades participantes fueron Pollinica, Cena, Rescate, Consolación y Lágrimas (Sangre), Gitanos, Sentencia, Rico, Esperanza, Exaltación (Fusionadas), Esperanza en su Gran Amor (Salud), Buena Muerte, Dolores de San Juan, Descendimiento, Sepulcro, Dolores (Expiración) y Resucitado. 

Las cofradías aprovecharon la ocasión para presentar estrenos y novedades interesantes que no escaparon a la vista del público en las calles de la ciudad. Aportaciones novedosas y poco habituales teniendo en cuenta, además, lo extraordinario de la cita procesionista. Málaga vivió un día cofrade enorme. 

La Paloma y la Virgen de la O también tuvieron una importante presencia en las calles del Centro para celebrar el 50 aniversario de su bendición, en ambos casos, con un año de demora. El primer cimbreo de palio de la herencia pandémica se produjo, de hecho, en la plaza de San Francisco. Fue el 23 de octubre. Mientras que la titular de la cofradía de los Gitanos salió a la calle en su trono de Semana Santa el 18 de diciembre, coincidiendo con su festividad litúrgica. Azotes y Columna no tuvo el tiempo de cara y en un otoño predominantemente seco, tuvo que suspender su salida extraordinaria desde su casa hermandad el 20 de noviembre por culpa de la lluvia. Con ella, quería poner el broche de oro a los actos del 225 aniversario de la imagen.

Tras las fiestas de Navidad, metidos ya en Cuaresma, la Agrupación retomó su programa de cultos externos con el Vía Crucis extraordinario del pasado 5 de marzo en la Catedral. Huerto, Prendimiento, Humillación, Dulce Nombre, Humildad, Estudiantes, Nueva Esperanza, Pasión, Salutación, Humildad y Paciencia, Crucifixión, Salesianos, Santa Cruz y Calvario salieron a la calle en pequeñas andas para meditar y reflexionar en el interior del Primer Templo las 14 estaciones, en otra cita para la historia de la Semana Santa de Málaga.

El Cristo de la Humildad, quinta estación del Vía Crucis. Álex Zea

La última cofradía que ha anunciado una extraordinaria en 2022 ha sido Misericordia, que llevará a la Virgen del Gran Poder a la Catedral el próximo 17 de septiembre con motivo del centenario de la fundación de la actual cofradía, fruto de la fusión de tres antiguas corporaciones: la hermandad de la Misericordia, la del Cristo de Ánimas y la de la Virgen de los Dolores (advocación primigenia de la dolorosa).

Pollinica también celebrará una procesión con motivo del 75 aniversario de la bendición de la Virgen del Amparo. Será el próximo 29 de octubre, aunque la cofradía, en realidad, no dejará de celebrar actividades a lo largo de todo el año. No hay mes, casi ni siquiera semana, en que no tenga previsto llevar a cabo una actividad en honor de la imagen, que recibió las aguas santas el 12 de febrero de 1947.

La hermandad de la Virgen Mediadora de la Salvación, de la parroquia de la Encarnación, en Las Delicias, también ha aprobado un calendario de actos con motivo del 25 aniversario de la bendición de su sagrada imagen titular, que prevé una salida extraordinaria de la Virgen bajo palio el próximo 1 de octubre por las calles de su feligresía de la Encarnación.

El Cristo de la Agonía conmemora también, en este año 2022, el cincuentenario de su bendición. La imagen de Francisco Buiza, una de las más sobresalientes salidas del taller de la calle Viriato del célebre escultor carmonense, uno de los más prolíficos y destacados del siglo XX, llegó a la ciudad en 1972 y fue bendecido en la iglesia de San Julián. Para celebrar este importante aniversario, la hermandad de las Penas ha presentado un completo programa de cultos y actos, que incluye la salida extraordinaria de la imagen por las calles de la feligresía el próximo mes de octubre.

Doble renovación de la Semana Santa

La coincidencia de tantos aniversarios no es casualidad. En estos años se vienen cumpliendo, por una parte, los 75 años de la renovación de la Semana Santa de Málaga tras los trágicos sucesos de mayo de 1931, con el asalto a los templos y la destrucción del patrimonio cofrade, y de la Guerra Civil, cuando se repitieron muchos de estos episodios. Los años 40 del siglo pasado fueron claves en la recuperación de las cofradías, que lo habían perdido prácticamente todo, incluidas las imágenes titulares, que fueron repuestas por nuevas obras realizadas en un contexto histórico y económico de muchas estrecheces.

Por este motivo, en la década de los años 70, se produce una profunda revolución estética promovida por Juan Casielles del Nido, que propició la sustitución de muchas de aquellas imágenes. De esto, precisamente ahora, se conmemora el 50 aniversario. Llegaron nuevos titulares como las Penas (1963), la Trinidad (1968), Traspaso y Soledad de Viñeros y la Virgen de la O (1970), o el Cristo de la Agonía (1972). Álvarez Duarte hizo para la Cena las nuevas imágenes tras el incendio de la capilla de la estación del 28 de diciembre de 1969 y es, junto a Buiza, el principal artífice imaginero de aquellos años, junto al taller de Villarreal, en la orfebrería. El tránsito artístico fue espectacular.

En los próximos años, del mismo modo, comenzarán a celebrarse los 50 aniversarios de la fundación o reorganización de las cofradías consideradas 'nuevas', aunque no lo son en todos los casos. Y, con toda probabilidad, tendrá lugar una nueva oleada de extraordinarias.

Compartir el artículo

stats