Tres años después, y una pandemia de por medio, se ha repetido la historia el Viernes de Dolores en San Felipe Neri. En esta ocasión le ha tocado a la hermandad de la Santa Cruz, que durante casi una hora, ha tenido el trono de la Virgen de los Dolores en su Amparo y Misericordia 'aparcado' en la puerta del templo para poder acceder con él después de la función principal de Servitas.

El hermano mayor de Santa Cruz, Alberto Stecchini, que reconoce haber tenido "días mejores", ha explicado que esta situación responde a una decisión adoptada hace cuatro años en el consejo parroquial, con el voto en contra de Salutación y la propia hermandad de la Santa Cruz. A propuesta de la Orden Tercera, se determinó que uno de los tres tronos de estas dos cofradías tenía que salir del templo durante la misa de Servitas, porque la presencia de los tres resta espacio y hay que retirar "cuatro o cinco bancos", según Stecchini, para los fieles que asisten a la eucaristía.

"No es un acuerdo porque hay dos partes que salimos claramente perjudicadas. Es una decisión que tiene sus consecuencias", explica el hermano mayor.

Santa Cruz, contando con la generosidad de la Pollinica, a quien Stecchini agradece el gesto de manera notoria, pudo trasladar el miércoles su trono hasta la casa hermandad de esta cofradía, situada a unos 50 metros en la misma calle Parras. "Pero esta mañana a las 9.00 horas lo hemos tenido que sacar, porque Pollinica empieza a montar su palmera y tiene muchos trabajos pendientes de cara al Domingo de Ramos", reconoce. "Se han portado con nosotros estupendamente, ahora y cuando el vía crucis, y es digno de agradecer", recalca.

Sin embargo, hasta las 9.45 horas los cofrades de Santa Cruz no han podido introducir el trono dentro de San Felipe, por lo que la situación ha sido "vergonzante", dice.

La polémica, de hecho, ha saltado a las redes sociales y son muchos los cofrades de San Felipe que se han puesto en contacto con este periódico para mostrar su indignación. Califican el trato del párroco, Alejando Pérez Verdugo, de "intransigente". "Incluso nos ha cerrado con llaves los cuartos de baño para que no podamos usarlos", asegura una de las fuentes, extremo que Alberto Stecchini ha querido aclarar y ha asegurado que este inconveniente ya se ha solucionado.

Algunos cofrades han aportado fotos de la Cuaresma de 2017, primer año que salió la Virgen del Patrocinio, y se comprueba cómo prácticamente los tres tronos ocupan poca más que el espacio del bajo coro de la iglesia.

Los tres tronos de Salutación y Santa Cruz, bajo el coro de San Felipe, en la Cuaresma de 2017.

Los tres tronos de Salutación y Santa Cruz, bajo el coro de San Felipe, en la Cuaresma de 2017. L. O.

El año que viene volverá a ocurrir lo mismo y, en esta ocasión, le tocará a Salutación otra vez. "Hasta que ellos no tenga su casa hermandad estamos condenados a repetir la misma situación de manera rotatoria", añade el hermano mayor de Santa Cruz. "Y menos mal que está Pollinica, que si no, tendríamos que ir a sacar el trono a las 7.30 horas y estaríamos más tiempo en la calle".

"De sentido común"

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con el párroco de San Felipe, para recabar su versión de los hechos, aunque no ha tenido éxito de momento. En todo caso, ha consultado igualmente a otras fuentes. Un feligrés de la parroquia, sin embargo, ha defendido la decisión adoptada en su día por el consejo parroquial y la califica "de sentido común". "El problema principal lo tiene Salutación, que sale en 48 horas. San Felipe es un templo muy pequeño y la misa de Servitas es multitudinaria. Santa Cruz sale el Jueves Santo y podría traer su trono a partir del Lunes Santo. Tendría tiempo suficiente para prepararlo todo, pero aseguran que sus estatutos marcan que el traslado y entronización de la Virgen de los Dolores en su Amparo y Misericordia tiene que ser el Viernes de Dolores", explican estas fuentes.

Las mismas destacan que, el Viernes de Dolores, Servitas tendría que tener la preeminencia en el templo. No en vano, el Conde de Buenavista ordenó construir la iglesia para albergar a la Orden Tercera. "Sin embargo, a partir de las 12.00 horas la imagen tiene que continuar expuesta en veneración en la sacristía, es decir, a la Virgen también la echan de la iglesia, y esto sí que es triste, para que las cofradías puedan continuar con sus preparativos", sostiene este feligrés. "Dolores de Servitas tendría que tener cuatro misas este día de la cantidad de personas que quieren venir", concluye.