La hermandad de la Virgen de los Remedios volverá a inaugurar el Adviento en Málaga con la procesión de la imagen en la mañana de este domingo, 27 de noviembre, en Rosario Votivo por las calles de la feligresía de los Santos Mártires, hasta la Puerta del Mar, ya que en este lugar la tradición atribuye a la imagen la intercesión milagrosa para frenar las aguas que afectaban a la ciudad en la réplica del maremoto de Lisboa, el 27 de noviembre de 1755. A partir de ahí, la Virgen de los Remedios fue proclamada Patrona y Protectora de la parroquia de los Mártires.

La salida se producirá a las 9.45 horas y el recorrido de ida, en donde se rezará el Santo Rosario, será el siguiente: Plaza los Mártires Ciriaco y Paula, Mosquera, Nosquera, Muro de las Catalinas, Arco de la Cabeza, plazuela Virgen de las Penas, Pozos Dulces, Compañía, Fajardo, Fernán González, Calderón de la Barca, San Juan, plaza de

Félix Sáenz y Puerta del Mar. En este punto se rezará el Ángelus, con la Virgen de los Remedios mirando al mar. Con posterioridad, la comitiva regresará a su sede canónica por Alarcón Luján, Doctor Felipe Sánchez de la Cuesta y Alarcón, Mesón de Vélez, Liborio García, Marqués de Larios, plaza de la Constitución, Granada, Santa Lucía, plaza Jesús de la Pasión, Santa Lucía, plaza de los Mártires Ciriaco y Paula y a su templo, siempre antes de las 12.00 horas.

La Virgen de los Remedios presidirá la eucaristía parroquial de las 12.30 horas, correspondiente al Primer Domingo de Adviento, que celebrará el párroco y consiliario, Felipe Reina Hurtado.

Acompañamiento musical

En este año 2022, el acompañamiento musical correrá por cargo del Coro de los Hermanos Auroreros, de la localidad malagueña de Arriate, y que pertenece a la hermandad de la Virgen de la Aurora.

El rezo del rosario al amanecer, con sus cantos populares por campanilleros, es la tradición de mayor antigüedad del municipio. Con orígenes rurales, la tradición de los auroreros despierta cada domingo al pueblo desde hace más de tres siglos. En torno a las cinco de la madrugada, los hermanos salen a las calles de Arriate para rezar los Misterios del Rosario al son de varias canciones, salves marianas y villancicos en esta etapa de Adviento y Navidad.