10 de julio de 2010
10.07.2010

Se elevan a dos los fallecidos por la ola de calor en España

Una sevillana de 55 años y un joven portugués mueren a causa de las altas temperaturas

09.07.2010 | 07:00
Unos jóvenes se refrescan en una fuente de Valencia.

Ayer se vivió en toda España la jornada más calurosa hasta el momento de este verano. Como consecuencia de las elevadas temperaturas registradas en toda la Península, una mujer de 55 años falleció ayer en Sevilla aquejada de un golpe de calor y un joven portugués murió el miércoles en Extremadura.
La mujer de 55 años murió ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro Hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde había ingresado el pasado lunes afectada por un fallo multiorgánico, a consecuencia de las altas temperaturas de los últimos días y la falta de aislamiento adecuado en su vivienda, informó la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.
El joven muerto en Extremadura, tenía 24 años y falleció supuestamente por un golpe de calor –la causa final de la muerte ha de ser dictaminada por el forense- tras sentirse indispuesto cuando jugaba al fútbol en Villar del Rey (Badajoz), informó la Consejería de Sanidad y Dependencia extremeña.
Se trata de un varón de nacionalidad portuguesa, trabajador en la depuradora de este municipio, que el miércoles, cuando estaba jugando al fútbol, se notó indispuesto, siendo trasladado a su domicilio, adonde acudió un equipo sanitario.
La Agencia Estatal de Meteorología mantuvo ayer activada la alerta amarilla, naranja o roja en catorce comunidades autónomas debido a las altas temperaturas, que en algunas zonas de Jaén alcanzaron los 44 grados. En Andalucía, la Aemet activó ayer la alerta naranja (riesgo importante) en la campiña cordobesa, en la Cuenca del Genil, Guadix y Baza (Granada), Condado (Huelva), y en Antequera (Málaga), donde las temperaturas oscilarán entre los 38 y los 40 grados. En la Morena y Condado y Valle del Guadalquivir (Jaén) estuvo activada la alerta roja (riesgo extremo).
El meteorólogo y portavoz de la Aemet, Ángel Rivera, explicó ayer el proceso de una ola de calor que «comienza cuando el aire cálido en capas altas provoca estabilidad» dando lugar a que las capas de aire que están junto al suelo se calienten; se trata de un «efecto similar a colocar una tapadera encima que impide el movimiento».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine