18 de noviembre de 2017
18.11.2017
Astronauta de la Agencia Espacial Europea

"Lo de llegar a las lunas de Júpiter y Saturno no lo tenemos ni medio resuelto"

El astronauta español Pedro Duque ha regresado a Lanzarote con la Agencia Espacial Europea para proseguir con los estudios para futuras misiones a la Luna, asteroides y Marte

18.11.2017 | 15:33
Pedro Duque, durante la entrevista.

Es la segunda vez que viene con la Agencia Espacial Europea (ESA).
Dentro de la Agencia Espacial Europea vamos a estar aquí para impartir a los astronautas cursos de geología análoga a los planetas. Estados Unidos tiene bases en Arizona y Hawai, pero en Europa lo mejor que hay está en Lanzarote. Así que si tenemos que probar en el futuro algún tipo de equipo de cara a una misión en Marte o si se tienen que tomar muestras por parte de los astronautas en el terreno de otros planetas lo probaríamos aquí.

¿Cuál será su papel?
Mi objetivo, al ser mi segundo curso, será el «control desde tierra» de los distintos mecanismos de simulación. La segunda semana será la de probar los prototipos de equipos y sistemas que harían falta para trabajar en Marte. Equipos para la toma de muestras en el suelo y de análisis que pueden ser transportables por los astronautas.

Hablamos de la geología planetaria.
Los planetas pueden haberse formado de una forma diferente a la de la tierra y por eso hay que estudiarlos individualmente. En general la Tierra por lo que yo entiendo de geología, que tampoco es mi especialidad, es el cuerpo celeste más complejo que conocemos. En otros planetas como Marte cuando surge un volcán está ahí para siempre, de ahí que necesitemos un sitio en la tierra donde los volcanes sean recientes para que puedan parecerse.

Es decir, de sitios similares en planetas distintos.
Los materiales de los planetas son bastante parecidos, como los componentes que forman los granitos, los basaltos... Y los procesos, teniendo en cuenta la gravedad que es diferente, son casi los mismos. Pero en esos planetas no hay una fuerte erosión. Se puede decir que las cosas muy antiguas están allí como aquí las más modernas. Por eso nos interesa elegir sitios en la Tierra en la que la orografía no se haya erosionado, como es el caso de Lanzarote.

¿Y de su anterior curso qué es lo que más le llamó la atención?
Pues, el hecho de que para los geólogos en Lanzarote haya diferentes tipos de formaciones volcánicas, con lo que tenemos un resumen de todos los tipos de volcanes que podríamos encontrarnos en otros planetas. En apenas diez minutos en coche te puedes encontrar con volcanes geológicamente muy diferentes.

No ha ocultado su preocupación por el cambio climático. ¿Se ve diferente este problema desde el espacio?
Al verlo de forma global adquiere uno más conciencia sobre este problema. Desde el espacio está claro que se ve el cambio climático pero no con los ojos sino con los satélites que se envían. La ESA está por delante en lo que se refiere a la observación y la medición del cambio climático. Hace dos semanas se ha mandado el último satélite de observación, el más moderno que existe actualmente en el mundo. Estudiar la tierra desde el espacio es lo único verdaderamente fiable para poder saber la dirección en la que va el planeta.

¿Será más barato buscar otros mundos para vivir que cuidar el nuestro?
No, hasta ahí no llegamos. Lo mejor es dejar de quemar cuanto antes combustible fósil y la sociedad que comience a hacer esa transformación será la que mejor viva.

Uno de los problemas de la carrera espacial es la chatarra que orbita sobre la Tierra.
Hay entre 10.000 y 20.000 objetos catalogados porque se conoce la trayectoria que lleva. Y luego muchísimos más pequeños en los que se desconoce su trayectoria. Hay desde satélites enteros que se han estropeado y que no pueden responder a restos de explosiones, pedazos, tornillos... Aunque los nuevos se diseñan para que se quemen en la atmósfera, aún así es un problema importante. En la estación espacial hay un grupo de personas que calculan todos los días la trayectoria futura de esos miles de objetos, lo que obliga en algunas ocasiones a tener que cambiar la posición de la estación.

¿Y no sería mejor retirarlos?
Ahora mismo no tenemos ningún método operativo para eliminar esa chatarra. Existen varias ideas para eliminar los más grandes, pero no es posible con miles de trozos de hasta diez centímetros. Los objetos que están en órbita se mueven a tal velocidad que no se pueden agarrar, en todo caso habría que ajustar la velocidad para acercarse a ellos.

¿A un astronauta como usted que le ha llamado la atención de los últimos descubrimientos?
Pues la existencia de varios miles de planetas alrededor de estrellas fuera de la nuestra. Sabemos que hay billones de planetas en el universo y miles de millones en nuestra galaxia. Y eso es nuevo. Siempre hemos conjeturado que existían pero ahora resulta que los podemos detectar. Y para eso tenemos nuevas misiones futuras. Y en el sistema solar otra de las conjeturas era que algunas de las lunas de Júpiter y Saturno podía haber agua líquida y a una temperatura que pudiera generarse la vida, ahora ya está claramente demostrado por lo que habrá que empezar a ir para allá a ver que hay.

Detectar, ¿y llegar?
La verdad es que lo de llegar todavía no lo tenemos ni medio resuelto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine