08 de octubre de 2018
08.10.2018
Viaje interestelar

Primeras señales de la salida de Voyager 2 del Sistema Solar

Lanzada en 1977, la nave está a unos 17.700 millones de kilómetros de la Tierra

08.10.2018 | 14:23
Señales de la salida de Voyager 2 del Sistema Solar.

La sonda Voyager 2 de la NASA, actualmente en un viaje hacia el espacio interestelar, ha detectado un aumento en los rayos cósmicos que se originan fuera de nuestro Sistema Solar.

Lanzada en 1977, la Voyager 2 está a unos 17.700 millones de kilómetros de la Tierra, o más de 118 veces la distancia de la Tierra al Sol.

Desde 2007, la sonda ha estado viajando a través de la capa más externa de la heliosfera: la vasta burbuja que rodea el Sol y los planetas dominados por material solar y campos magnéticos. Los científicos de Voyager han estado observando a la nave espacial para llegar al límite exterior de la heliosfera, conocida como la heliopausa. Una vez que la Voyager 2 salga de la heliosfera, se convertirá en el segundo objeto creado por el hombre, después de la Voyager 1, en ingresar al espacio interestelar.

Según informa el Jet Propulsion Laboratory (JPL), desde finales de agosto, el instrumento del Subsistema de rayos cósmicos en la Voyager 2 ha medido alrededor de un 5% de aumento en la tasa de rayos cósmicos que impactan en la nave espacial en comparación con principios de agosto. El instrumento de partículas cargadas de baja energía de la sonda ha detectado un aumento similar en los rayos cósmicos de mayor energía.

Los rayos cósmicos son partículas de rápido movimiento que se originan fuera del sistema solar. Algunos de estos rayos cósmicos están bloqueados por la heliosfera, por lo que los planificadores de la misión esperan que la Voyager 2 mida un aumento en la tasa de rayos cósmicos a medida que se acerca y cruza el límite de la heliosfera.

En mayo de 2012, la Voyager 1 experimentó un aumento en la tasa de rayos cósmicos similar a la que está detectando la Voyager 2. Eso fue aproximadamente tres meses antes de que la Voyager 1 cruzara la heliopausa y entrara en el espacio interestelar.

Sin embargo, los miembros del equipo Voyager notan que el aumento de los rayos cósmicos no es una señal definitiva de que la sonda está a punto de cruzar la heliopausa. La Voyager 2 se encuentra en una ubicación diferente en la región exterior de la heliosfera que la Voyager 1, y las posibles diferencias en estas ubicaciones significan que Voyager 2 puede experimentar una línea de tiempo de salida diferente a la de la Voyager 1.

El hecho de que la Voyager 2 pueda acercarse a la heliopausa seis años después de la Voyager 1 también es relevante, ya que la heliopausa se mueve hacia adentro y hacia afuera durante el ciclo de actividad de 11 años del Sol. La actividad solar se refiere a las emisiones del Sol, incluidas las erupciones solares y las erupciones de material llamado eyecciones de masa coronal. Durante el ciclo solar de 11 años, el Sol alcanza un nivel de actividad máximo y mínimo.

"Estamos viendo un cambio en el entorno en torno a la Voyager 2, no hay duda al respecto", dijo el científico del proyecto de Voyager, Ed Stone, del Instituto de Tecnología de California, que participa en la misión. "Vamos a aprender mucho en los próximos meses, pero aún no sabemos cuándo llegaremos a la heliopausa. Todavía no hemos llegado a eso, eso es algo que puedo decir con confianza", añadió el investigador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook