11 de octubre de 2018
11.10.2018

Los dos hábitos que te hacen parecer más viejo, según la ciencia

Evitar ciertas conductas permite no acelerar el efecto del paso del tiempo en nuestra fisonomía

11.10.2018 | 10:13
Dos hábitos que te hacen envejecer.

Aunque la esperanza de vida es cada vez mayor en el planeta, todavía no se ha desvelado cómo lograr la inmortalidad. Sin embargo, la búsqueda del secreto de la eterna juventud es algo que preocupa a muchas personas, que temen envejecer y perder su aspecto juvenil.

La ciencia, tiene algo que decir al paso del tiempo. Si bien es cierto que no ha logrado descifrar la fórmula mágica para permanecer siempre joven, sí que ha identificado dos hábitos que aceleran el proceso de envejecimiento, y que se deberían evitar.

Según un estudio publicado en el ´Journal of Epidemiology & Community Health´ el consumo de alcohol y tabaco pueden acelerar los signos de envejecimiento. La investigación se llevó a cabo a partir de una gran base de datos de información de salud sobre más de 11.000 personas en el Copenhagen City Heart Study.

El consumo de alcohol y tabaco pueden acelerar los signos de envejecimiento. Getty Images

Los científicos hicieron un seguimiento a los datos de salud de un grupo de personas desde 1976 hasta 2003: tuvieron en cuenta sus hábitos alimentarios, así como el consumo de alcohol y tabaco. Además, se realizaron pruebas médicas para evaluar las señales de enfermedad cardíaca y envejecimiento.

La autora principal del estudio, Janne Tolstrup, detectó cuatro características específicas del paso de los años: la formación de un anillo opaco gris alrededor de la córnea del ojo, placas en los párpados, calvicie masculina y pliegues en el lóbulo de la oreja.

¿Qué relación hay entre bebida y envejecimiento?

Janne Tolstrup detectó que las mujeres que consumían alcohol de forma excesiva (más de 28 copas a la semana) tenían una probabilidad 33% mayor de tener anillos grises relacionados con la edad en comparación con las que tomaban menos de siete.

Por su parte, los hombres tenían un riesgo aumentado parecido: los que bebían mucho tenían un riesgo similar que aquellos que bebían de forma ligera o moderada, de padecer pliegues en el lóbulo de la oreja.

También los fumadores tenían una mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad relacionada con la edad, en comparación con los que no fumaban.

Las mujeres que beben en exceso tienen más probabilidades de que les aparezcan anillos grises en las córneas. Getty Images

El único indicador de envejecimiento que no se asoció directamente con la bebida y el tabaquismo fue la calvicie masculina. La autora afirma que "no es una sorpresa, ya que la pérdida del cabello es bastante genética".

Beber alcohol de forma moderada 

Si bien es cierto que consumir excesivamente alcohol o fumar está relacionado con la aparición temprana de signos de envejecimiento, el estudio descubrió que las personas que lo hacían de forma moderada no tenían más signos de vejez que las que se abstenían de estas prácticas.

Esta conclusión refuerza otras teorías que afirman que el alcohol puede ser beneficioso para el corazón y reducir algunas enfermedades. Es decir, la gente no debería esperar enormes beneficios en su estado de salud por beber de forma moderada, pero al menos este hábito no parece dañarla.

El problema reside en fijar cuál es el límite saludable y en qué momento se está sobrepasando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook