08 de diciembre de 2018
08.12.2018
Entrevista a Aritz Urresti

"El 95% de nuestro trabajo no es rentable, aprovechamos 2 horas a la semana"

Urresti es experto en mejorar la calidad de vida de las personas

08.12.2018 | 05:00
Aritz Urresti, antes de la entrevista.

Quiero aprovechar mi tiempo pero me cuesta. ¿Qué debo hacer?
Aprender a dar preferencia a lo importante.

Pero usted mismo dice que no sabemos hacerlo.
No sabemos porque no tenemos claros cuales son los para qués de nuestras acciones y así solo logramos una vida sin rumbo.

¿Cómo puedo conseguir el rumbo correcto?
Con la dedicación consciente a la salud, la familia, la profesión, la formación, las aspiraciones socio-culturales y las ético-espirituales.

Total, que no sabemos rentabilizar nuestro tiempo.
No. El 95 por ciento del tiempo que dedicamos a nuestros trabajos no es rentable porque se basa en la ejecución de acciones con las que no conseguimos resultados.

¿Qué es para usted la productividad?
El equilibrio entre la calidad del trabajo que se realiza y el tiempo que se dedica. Al final solo dedicamos entre dos y tres horas a la semana a tareas rentables. En España se valora más el presentismo en el trabajo que los objetivos tangibles de los trabajadores.

¿Se aprende a ser productivo o eso viene con nuestros genes?
Se aprende, pero nadie nos enseña cómo serlo. El principal problema es que el sistema no valora a las personas productivas. La productividad tiene que ver con la libertad porque te permite, entre otras cosas, gestionar mejor tú tiempo.

Me asusta usted cuando me propone hackear mi cerebro. ¿Qué es eso?
El 97 por ciento de nuestras decisiones las toma el subconsciente que no suele ser ni productivo ni coherente porque es cortoplacista. Tenemos que emplearnos en trabajar el consciente para que no se deje arrastrar por el subconsciente.

¿Qué herramientas tecnológicas necesito para conseguir ese propósito?
El consciente trabaja mejor con el papel que con los ordenadores. Prefiero la agenda de papel a la digital porque cuando uno escribe sus objetivos los retiene mejor que si los anota en un ordenador.

¿Sabemos cómo somos personal y profesionalmente?
No tenemos ni idea. No somos ni conscientes de cuáles son nuestros sueños. No nacemos con un gps que nos guíe en nuestras aspiraciones en la vida.

¿Cuál es la fórmula para conocerme mejor?
Hay que pararse, hacer autocrítica y buscar el equilibrio. No hacemos nada para mejorar nuestra calidad de vida.

¿Qué debo hacer para automotivarme?
Tener motivos claros y deseos ardientes para pasar a la acción.

Dice usted que tengo que ser específica, tangible y proactiva...
El cerebro no entiende lo genérico sino las imágenes y actúa a través de ellas. Hay que pasar a lo específico y tangible para poder visualizar lo que queremos hacer y ser así proactivo. La imagen es el lenguaje del cerebro y el idioma que más se parece a este lenguaje es el chino.

¿En qué consiste su método de las cajitas para gestionar nuestro tiempo?
Las cajitas son precisamente las metas claras y pequeñas que nos marcamos de forma específica y tangible para ser proactivos.

¿Qué suele ser de verdad más importante para nosotros: la profesión, la familia o la salud?
Desgraciadamente, la profesión. No nos damos cuenta del error que es no cuidar a nuestra salud ni a nuestra familia. La sociedad sigue un sistema que prioriza la economía y se olvida de la salud y la familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook