29 de marzo de 2019
29.03.2019
Astronomía

El telescopio Hubble capta un asteroide desintegrándose

Los expertos aseguran que el fenómeno es un evento raro, que podría ocurrir una vez al año

29.03.2019 | 22:41
El asteroide captado por el telescopio Hubble.

El telescopio espacial Hubble ha observado la destrucción gradual de un asteroide, que está expulsaba material polvoriento concentrado en dos largas estelas parecidas a las de un cometa.

Cada cola que fluye desde el asteroide (6478) Gault representa un episodio en el que el asteroide desprendió suavemente su material, evidencia clave de que Gault está comenzando a separarse.

Descubierto en 1988, el asteroide de cuatro kilómetros de ancho se ha observado repetidamente, pero las colas de escombros son la primera evidencia de desintegración. Gault se encuentra a 344 millones de kilómetros del Sol. De los aproximadamente 800.000 asteroides conocidos entre Marte y Júpiter, los astrónomos estiman que este tipo de evento en el cinturón de asteroides es raro, y ocurre aproximadamente una vez al año.

Observar cómo un asteroide se desmembra da a los astrónomos la oportunidad de estudiar la composición de estas rocas espaciales sin enviar una nave espacial para estudiarlas.

"No tuvimos que ir a Gault", explicó en un comunicado Olivier Hainaut, del ESO (European Southern Observatory) en Alemania, miembro del equipo de observación de Gault. "Solo tuvimos que mirar la imagen de las serpentinas, y podemos ver todos los granos de polvo bien ordenados por tamaño. Todos los granos grandes (aproximadamente del tamaño de las partículas de arena) están cerca del objeto y los granos más pequeños (aproximadamente del tamaño de los granos de harina) son los más alejados porque son empujados más rápido por la presión de la luz solar".

Gault es solo el segundo asteroide cuya desintegración ha sido fuertemente vinculada a un proceso conocido como efecto YORP. (YORP significa "Yarkovsky-O'Keefe-Radzievskii-Paddack", los nombres de los cuatro científicos que contribuyeron al concepto). Cuando la luz solar calienta un asteroide, la radiación infrarroja que se escapa de su superficie calentada produce un impulso angular y calor.

Este proceso crea un pequeño par de torsión que puede hacer que el asteroide gire continuamente más rápido. Cuando la fuerza centrífuga resultante comienza a superar la gravedad, la superficie del asteroide se vuelve inestable, y los deslizamientos de tierra pueden enviar polvo y escombros a la deriva en el espacio a 5 kilómetros por hora, o la velocidad de un humano al caminar. Los investigadores estiman que Gault podría haber estado girando lentamente durante más de 100 millones de años.

La actividad reciente de Gault es una investigación forense astronómica que involucra a telescopios y astrónomos de todo el mundo. Las prospecciones de todo el cielo, los telescopios terrestres y las instalaciones espaciales, como el Telescopio Espacial Hubble, combinaron sus esfuerzos para hacer posible este descubrimiento.

La pista inicial fue la detección fortuita de la primera cola de escombros, observada el 5 de enero de 2019, por el telescopio del Sistema de Última Alerta de Impacto Terrestre (ATLAS), financiado por la NASA, en Hawai. La cola también apareció en datos de archivo de diciembre de 2018 de ATLAS y el telescopio de reconocimiento panorámico y sistema de respuesta rápida (Pan-STARRS) en Hawai. A mediados de enero, el Telescopio Canadá-Francia-Hawai en Hawai y el Telescopio Isaac Newton en España espiaron una segunda cola más corta, así como otros observadores. Un análisis de ambas colas sugiere que los dos eventos de polvo ocurrieron alrededor del 28 de octubre y del 30 de diciembre de 2018.

Las observaciones de seguimiento con el Telescopio William Herschel y la Estación Terrestre Óptica de la Agencia Espacial Europea (ESA) en La Palma y Tenerife, España, y el Telescopio Chala del Himalaya en India midieron un período de rotación de dos horas para el objeto, cerca de la velocidad crítica en la que un asteroide de "pila de escombros" suelto comienza a romperse.

Un análisis del entorno que rodea al asteroide por Hubble no reveló signos de escombros más distribuidos, lo que descarta la posibilidad de que una colisión con otro asteroide cause los arrebatos.

Las serpentinas estrechas del asteroide sugieren que el polvo se liberó en ráfagas cortas, que duraron desde unas pocas horas hasta unos pocos días. Estos eventos repentinos comportaron suficientes escombros como para formar una "bola de tierra" de aproximadamente 150 metros de ancho si se compactan juntos. Las colas comenzarán a desvanecerse en unos pocos meses a medida que el polvo se dispersa en el espacio interplanetario.

Basados en las observaciones realizadas por el Telescopio Canadá-Francia-Hawai, los astrónomos estiman que la cola más larga se extiende a más de 800.000 kilómetros y tiene aproximadamente 4.800 kilómetros de ancho. La cola más corta es aproximadamente un cuarto de largo.

Sólo un par de docenas de asteroides activos han sido encontrados hasta ahora. Los astrónomos ahora pueden tener la capacidad de detectar muchos más debido a las capacidades mejoradas de observación de observatorios como Pan-STARRS y ATLAS, que escanean todo el cielo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook