04 de abril de 2019
04.04.2019
Internet

SOS: Redes sociales

La psicóloga Alba López elabora una pequeña guía para padres de cómo usan internet sus hijos

04.04.2019 | 20:59
La mayoría de las redes sociales son a partir de 13 años, por lo tanto los menores de 13 no deberían acceder a ellas.

Debido a las redes sociales, se han generado nuevos modelos de mente, donde se expresan identidades, ideas y deseos falsos o reales, pero sin límites.

Disfruto muchísimo trabajando con adolescentes. Me gusta compartir y generar aprendizaje, trabajar la disciplina y los valores deportivos. Existe una delgada línea entre la confianza y el respeto; la disciplina y la flexibilidad; la libertad y el control... Encontrar el punto y el momento adecuado para que cada persona aprenda y mejore es lo complicado.

Otra dificultad es creer en lo que uno hace y el cómo lo hace. Pues al encontrarnos problemas en ocasiones dudados, cedemos, nos desesperamos e incluso perdemos el control.

Tratando el tema de las redes sociales y su impacto en nuestros adolescentes, como entrenadores también podemos aconsejar y ayudar; y como padres, hago una petición hacia el control de las mismas. No con perfiles falsos, sino porque como padres podéis y debéis ejercer un control en lo que vuestro hijos hacen público. Si ellos lo hacen público, ¿cómo no vais a poder acceder ello?

Hoy en día, no se usan sólo para buscar amigos de la infancia o mantener el contacto en diferentes partes del mundo, también para confundir sobre quiénes somos, qué somos y hacia dónde vamos.

Gracias a las redes sociales podemos sacar muchas ideas sobre la personalidad de las personas, siendo muy importante que los padres ejerzan una figura de confianza, respeto, disciplina, flexibilidad, libertad y control...  con las mismas.

Debido a las redes sociales, se han generado nuevos modelos de mente, donde se expresan identidades, ideas y deseos falsos o reales, pero sin límites. Para muchos psicólogos exponer la vida personal de manera reiterada en redes sociales significa baja autoestima y búsqueda de aceptación en los demás.

¿Cómo podemos identificar si hay problemas?

  1. Cuando hay pérdida de control y mucha dependencia. Necesitan llevarse el teléfono por las noches, reaccionan agresivos si les hablas de castigarlos sin teléfono/Play..., comen mirándolo o pasan mucho tiempo seguido sin prestar atención a nada más.
  2. Cuando solo les interesa los aparatos y hay desmotivación y desinterés por todo lo demás, incluso los estudios, que también se pueden ver perjudicados.
  3. Cuando se perciben muchos cambios de humor, irascibilidad, impaciencia, impulsividad...
  4. Cuando ante las redes sociales muestran mucha euforia, controlando el estado de ánimo.
  5. Cuando percibimos que en las redes sociales exponen una vida falsa y en casa muestran timidez e inseguridad.


Las redes sociales disminuyen el autocontrol de las personas, desinhibiéndose en el mundo de la imagen y comportándose de manera muy diferente en el mundo real. El 80% de las veces las personas hablan sobre sí mismas, generando egocentrismo y envidia. ¿Qué podemos hacer?

Es un proceso educativo que requiere tiempo y constancia, intentando valorar siempre los pequeños avances para generar nuevos hábitos. Además la mayoría de las redes sociales son a partir de 13 años, por lo tanto los menores de 13 no deberían acceder a ellas.

El establecimiento de normas en casa es fundamental. En las comidas no se debe usar el teléfono y limitar su uso es necesario. Durante la época de colegio menos horas y los días libres más horas. Al igual que la Play.

Fomentar los campamentos, la práctica de un deporte, las conversaciones durante las comidas (que sean adaptadas y llamativas dependiendo de la edad de los adolescentes), la relación con otras personas...

Controlar las redes sociales, repito: CONTROLAR lo que exponen de manera pública y si no es público, lo que suben a internet. Como padres debéis considerarlo como un deber y darle importancia al proceso de prevención de problemas futuros.

Si ya es tarde, acudid a un especialista cuanto antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook