El fin de semana que comienza el 29 de octubre está marcado en rojo en el calendario, al ser el inicio del puente del 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, el cambio de los relojes para adaptarnos al horario de invierno y, en el caso de Málaga, de la Procesión Magna el sábado 30, con motivo del centenario de la Agrupación de Cofradías por lo que a mucho cofrade malagueño y no malagueño le pillará en la calle en la madrugada del sábado al domingo (31 de octubre), el mencionado cambio la hora. ¿Adelantar o retrasar los relojes? La eterna duda en estas fechas. De esta manera, a las 3:00 horas de la madrugada (en la Península) serán de nuevo las 2:00 horas.

Este cambio de hora se viene produciendo en España desde 1974, después de que un año antes, en 1973, se produjese la primera gran crisis del petróleo y los países del entorno europeo decidieran adelantar los relojes para poder aprovechar mejor las horas de sol.

Esto se ha mantenido como una tradición que, afortunadamente para unos y desafortunadamente para otros, no durará mucho. Y es que, hace unos años el Parlamento Europeo decidió poner fin al cambio de hora y pidió a los estados miembros que antes de 2021 fijaran un horario definitivo, eligiendo entre el de verano y el de invierno, algo que finalmente no se ha producido. De momento, por lo tanto, seguiremos cambiando el horario dos veces al año, por lo que el último fin de semana de marzo volveremos a mover los relojes para adaptarnos al horario de verano.