Puede parecer el argumento de una película, pero es una historia real de cómo una mujer que pedía dinero en la calle se vuelve millonaria de la noche a la mañana gracias a un boleto de la Bonoloto. Una mujer que mendigaba en el barrio de La Florida, en Alicante, ha sido la ganadora del primer premio de la Bonoloto otorgado esta semana. El boleto acertante ha sido de Primera Categoría, con seis aciertos, por lo que la ganadora, una persona muy conocida del barrio por pedir limosna en la calle, percibirá un premio de 1.271.491 euros.

"¡Me habéis solucionado la vida!", fue el grito de celebración con el que entró este jueves al estanco que le vendió el boleto, ubicado en el número 70 de la avenida de Orihuela.

Las responsables del estanco, que también es receptora mixta de loterías, han confirmado que la ganadora es una vecina del barrio, de etnia gitana, conocida por pedir limosna frente a las puertas de un banco y un supermercado que se encuentran frente al local, que también es un estanco: "Vino ayer (este jueves) y nos dijo que le habíamos solucionado la vida. Hemos hecho feliz a alguien que todo el mundo quería en el barrio. La mujer tenía deudas y problemas económicos".

La vendedora del premio señala el lugar en el que solía mendigar la ganadora de la Bonoloto. PILAR CORTÉS

Mariángeles Torregrosa y Desirée Agorreta, la quinta y sexta generación de la familia que lleva el estanco, han asegurado que nunca habían dado un premio tan grande: "Habíamos dado premios de 36.000 euros, pero nunca algo tan gordo. Siempre decíamos que teníamos que dar un premio, pero nunca te lo esperas. Estábamos en casa y nos llamaron a las 22.40 horas para decirnos que habíamos vendido el primer premio de la Bonoloto y de la emoción casi me caigo por el pasillo".

La ganadora, ha comentado Mariángeles Torregrosa, era habitual del barrio: "Venía todos los días sobre las 9 de la mañana y hacía una jornada de trabajo hasta las 14 horas pidiendo. Se sentaba entre el supermercado y el banco, frente a la sucursal. Cuando terminaba, venía y me decía: 'Nena, ya estoy aquí'. Siempre se llevaba Bonoloto y Primitiva, Euromillón no porque era muy caro".

También varios vecinos de la zona han comentado que vieron a la acertante, a la que conocían por pedir en la calle, celebrar que le había tocado la Bonoloto. "Es un barrio de Alicante que no se suele nombrar tanto, estamos muy contentos por el premio", ha apuntado Torregrosa.