Las despedidas de soltero y soltera son un clásico de las ciudades andaluzas: turistas y vecinos están acostumbrados a los grupos de jóvenes y no tan jóvenes celebrando el enlace de sus allegados y, precisamente por eso, muchos deciden no poner sus establecimientos a disposición de este tipo de celebraciones. 

Concretamente en Málaga, “capital de las despedidas de soltero” es una estampa tan común como problemática que, como poco, genera conflicto entre los habitantes y visitantes de la ciudad andaluza. 

Hace tan solo unos meses, Francisco de la Torre (alcalde de Málaga) se pronunciaba al respecto de forma contundente: “el que venga tiene que cumplir las normas de convivencia de la ciudad”.  

Y, si bien el presidente de la Asociación de Hostelería de Málaga, Javier Frutos, rompió un lanza para “no demonizar” las despedidas, también reconocio que muchos bares y restaurantes “prohíben la entrada de grupos que no ayudan a tener una línea de calidad como la que está llevando Málaga”. 

Insulto homófobo en la hoja de reclamaciones

Es el caso de un conocido bar malagueño (El Muro Bar Independiente) que el sábado por la tarde, impidió el paso a un grupo de hombres que querían entrar al establecimiento para continuar los festejos de una despedida de soltero. 

Según relata el medio local ‘Málaga Hoy’, el dueño del bar explicó al grupo interesado que en su establecimiento no se permitían este tipo de celebraciones. Los cuatros chicos que componían el grupo, tras una pequeña disputa solicitaron la hoja de reclamaciones. 

La sorpresa vino cuando el dueño del bar se dispuso a leer qué habían escrito en ella, y solo encontraron la palabra “maricona” atravesando el folio y en mayúsculas.