El bullying es, sin lugar a dudas, uno de los grandes problemas en la sociedad actual. Y así lo demuestra un estudio del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo, el cual deja constancia que el 25% de los niños ha sufrido acoso escolar en alguna de sus formas, entre las que destaca el ciberacoso. Frente a estos datos, distintas organizaciones y actores sociales han entrado en acción para cortar de raíz esta situación.

Hoy, 3 de noviembre, se conmemora el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso Escolar, y hemos tenido la oportunidad de hablar con Javier Coromina, miembro del Patronato de la Fundación ColaCao, entidad sin ánimo de lucro que lucha desde 2021 contra el bullying y que ha logrado convertirte en un altavoz de reivindicación y concienciación social para romper el silencio y lograr que los casos se denuncien a tiempo

Fundación ColaCao busca que todos los niños y niñas logren empoderarse para obtener lo mejor de ell@s mism@, trabajando sobre esas particularidades que hace a cada persona, un ser único. ColaCao siempre ha sido una marca que ha estado al lado de los niños, empujándoles a sacar lo mejor de ellos mismos y de sus familias. Por eso la creación de una Fundación centrada en luchar contra el acoso escolar fue una apuesta que se dio de manera muy natural”, destaca Coromina, quien nos ha explicado al detalle una de las últimas iniciativas de la firma.

Somos Únic@s, una iniciativa para decirle stop al bullying

Hay numerosas maneras de luchar contra el acoso escolar, pero la educación es, sin lugar a dudas, la herramienta más poderosa con la que contamos como sociedad. En este sentido, Fundación ColaCao lidera proyectos de acción social en tres ejes: divulgación, educación e investigación. Uno de sus programas estrella y el que mejores resultados ha conseguido es Somos Unic@s, un programa educativo desarrollado en colaboración con la Asociación No al Acoso Escolar (NACE) y que busca sensibilizar a alumnos de Educación Primaria contra el acoso escolar desde la prevención y la educación emocional.

Para poder llevar a la práctica cada módulo que conforma el proyecto, el programa pone a disposición del profesorado materiales didácticos adaptados a cada ciclo y con pautas de desarrollo. Los soportes están ideados para trabajarlos durante todo el curso de forma curricular a través de metodologías innovadoras como la gamificación.

Esta iniciativa, totalmente gratuita, proporciona a los alumnos herramientas para saber cómo actuar ante un caso de bullying y comprende tres módulos de actividades: el primero, “Soy Únic@”, busca el fortalecimiento de la autoestima del alumn@. El segundo, “Tod@s somos diferentes” trabaja la empatía y el respeto hacia los demás y el tercero, “Junt@s contra el acoso escolar”, invita a detectar los procesos de acoso escolar mediante la unión y fuerza del grupo.

Todos los materiales del programa están disponibles en las lenguas cooficiales del Estado, y su aplicación en el aula es flexible en el calendario, de modo que cada profesor puede adaptarlo a las necesidades y características de su alumnado.

Más de 80.000 niños y niñas participarán del proyecto Somos Únicos, iniciativa para decirle stop al bullying

Los datos aportados por Javier Coromina reflejan que ya se han inscrito más de 1000 centros educativos de todo el país, y recibirán esta formación más de 80.000 niños y niñas. Esto confirma la gran acogida de Somos Unic@s, un programa al que es posible apuntarse gratuitamente a través de este sencillo formulario.

Otros proyectos de la Fundación se han centrado en la divulgación, como el documental sobre el acoso escolar y el papel del deporte como herramienta para combatirlo, y en la investigación, trabajando en estudios sociológicos que aporten datos de calidad y rigor sobre la prevalencia del acoso escolar en España. 

La iniciativa Somos Únic@s pretende educar contra el acoso escolar desde la prevención. Fundación ColaCao

3 señales de alarma que te ayudarán a detectar casos de acoso escolar

Uno de los interrogantes más frecuentes a la hora de hablar de acoso escolar es cómo detectar que alguien lo sufre. Para poder percibir señales de alarma que nos indiquen que un menor está sufriendo es muy importante prestarle atención y observarlo, ya que su cuerpo y su comportamiento “pueden hablarnos” y darnos mucha información. La Asociación NACE propone “La regla de las 3 C” para detectar un caso de bullying, la cual pasaremos a detallar a continuación.

La primera de las señales de acoso son los cambios psicológicos y emocionales que el niño o la niña empiezan a dar, esas cosas que antes no le pasaban y ahora sí. Por ejemplo, las más cotidianas suelen ser bajada de notas, cambios en el ritmo del sueño, pérdida o deterioro frecuente de material escolar, desinterés por salir, cambio de amigos e incluso moratones o arañazos en el cuerpo.

El trabajo en los salones de clase es imprescindible para luchar contra el acoso escolar. Fundación ColaCao

Otra señal de alarma es el absentismo o “hacer campana”, no querer ir al colegio. El menor acosado también suele sufrir el síndrome del “domingo por la tarde”, que no es otra cosa que la somatización de la angustia y el miedo. La intensidad de estos síntomas suele ser proporcional a la intensidad y a la duración del maltrato y es un claro indicador de la gravedad del acoso escolar que está sufriendo.

Por último, una tercera señal de acoso es el cuerpo. El cuerpo no miente y cualquier anomalía como querer pasar desapercibido y mirar al suelo o presentar autolesiones puede ser síntoma de que existe un problema de acoso.

Una lucha en la que todos tenemos un papel que jugar

Tal y como resalta Javier Coromina, “el acoso escolar es hoy una de las mayores preocupaciones de las familias: afecta a 1 de cada 4 niños en España. Es un tema que nos toca a todos y en el que todos podemos hacer algo”.

EL 25% de los niños de España ha sufrido acoso escolar en alguna de sus formas, según un estudio del Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo

Es por ello que resulta fundamental romper el silencio ante el bullying y actuar sin miedo y con determinación, lo que significa que la comunidad educativa al completo juega un papel importantísimo en la prevención y atención de esta lacra social. En definitiva, tanto el alumnado y el profesorado, como las familias, tienen un rol de relevancia en este tema.

Por parte de los padres, el bullying y la posibilidad de que sus hijos lo reciban o lo ejerzan es una de sus principales preocupaciones. Su actitud a la hora de detectar que su hijo está sufriendo acoso escolar, sabiendo decodificar las señales, aunque no sean verbalizadas, es crucial para poder solucionarlo.

Es fundamental que el alumnado y el profesorado trabajen en conjunto para detener el ciberacoso.

En esta lucha, es importante no dejar atrás al agresor, que también es una víctima. Detrás de su comportamiento agresivo, que puede ser tanto físico como emocional, hay un menor que está sufriendo y que canaliza ese sufrimiento a través de la violencia. Según expertos de la Asociación NACE, es crucial mostrarle confianza para tratar de averiguar la razón de su conducta, dejarle claro lo inaceptable de su comportamiento e inculcarle la empatía como base para la relación con sus compañeros.

Hablar del bullying sin tapujos para poder hacerle frente

Para concluir, desde Fundación ColaCao enfatizan en que “todo empieza por la visibilización de la problemática y la generación de conversación social alrededor del acoso escolar. Debemos poder hablar de ello frontalmente y aunar fuerzas desde todos los sectores sociales, no solo los centros escolares y las administraciones, para avanzar hacia su desaparición”.

Gracias a iniciativas como las de la Fundación ColaCao, cada día somos más conscientes como sociedad del problema del bullying y de las consecuencias que este acarrea. Solo hablando abiertamente de ello y colocando el acoso escolar en el centro de la agenda podremos erradicarlo y conseguir, entre todos, que llegue el momento en el que no sea necesario celebrar este día.