Hilda Siverio, la tinerfeña reconocida por sacarle una sonrisa al cáncer, se encuentra viviendo sus últimos días de vida, según confirmó su hija Valeria González a través de las redes. No obstante, todo el dolor de la familia ante el estado de la influencer se ha visto empañada durante esta última semana por culpa de las "amenazas" que tanto ella como sus hermanos están recibiendo a través de personas ajenas a la familia.

Según denuncia Valeria en un video publicado en TikTok, tanto ella como sus hermanos, de 16 y 8 años, han estado recibiendo mensajes no solo preocupados por la ausencia de noticias acerca del estado de Hilda Siverio sino que además "amenazan con equis cosa si no se les contesta".

"No me cabe en la cabeza que se haga esto a mis hermanos, menores de edad, y que en la situación que están atravesando se les someta a más presión", denuncia Valeria quien resume estos hechos como "inhumanos".

@valeriagonzaleeeeeez

Perdón x mi cara llevo días sin dormir bien y tengo las hormonas a flor d piel. No sabemos cuánto durará esta situación, solo sé que los labios rojos y la sonrisa no se le va. Espero que comprendan que ahora mismo los familiares,amigos estamos en una situación difícil y que ante todo queremos que nos dejen tiempo para poder disfrutar de ella. Sobre todo pido respeto.

♬ sonido original - valeriagonzaleeeez

También en el hospital

La joven, que sostiene que "en cuatro minutos hablan más de 20 personas", suplica que paren este tipo de situaciones y pide tiempo y respeto "para poder disfrutar de ella". "Son los últimos días de vida de mi madre, necesito que esto pare", clama Valeria.

Aún así, la hija de Hilda Siverio informa de que este acoso en redes no es la peor situación a la que se han tenido que enfrentar durante esta semana: "Una persona ajena a la familia y a los allegados vino al hospital alterando a mi madre y a sacarle fotos en el estado en el que está", denuncia.

Según sus propias palabras, se ha visto "obligada" a hacer este video pero aprovecha para agradecer "a toda la gente que nos apoya de verdad", tanto durante toda la enfermedad de Hilda Sviero como ahora en lo que son sus últimos días.