24 de junio de 2013
24.06.2013
Su vida no peligra

Así fue el rescate del bebé arrojado por su madre

El recién nacido aún tenía el cordón umbilical y la placenta y sufría fractura de radio, hipotermia y otras lesiones

24.06.2013 | 14:31

El bebé que fue rescatado de un respiradero de un edificio de Alicante continúa ingresado estable en la UCI pediátrica del Hospital general, según han informado a Europa Press fuentes del centrosanitario y de la Conselleria de Sanidad.

Sus primeras 40 horas de vida atrapado en un patio interior al que lo arrojó su madre. Los bomberos de Alicante rescataron en la madrugada de ayer a un recién nacido que se encontraba tirado en un hueco de un metro cuadrado del edificio por donde pasan las tuberías del alcantarillado de un inmueble del barrio Virgen del Carmen, en la zona norte. La progenitora, una española de 26 años y soltera, fue arrestada por un supuesto homicidio en grado de tentativa y manifestó a los agentes que no quería tener el bebé pero que carecía de dinero para abortar, según fuentes policiales.

El bebé, que incluso tenía aún el cordón umbilical y estaba envuelto en una bolsa de plástico rota, fue trasladado por una unidad del Samu en estado grave a la Unidad de Neonatos del Hospital General de Alicante, donde permanecía anoche ingresado con fractura de radio y otras lesiones, aunque su vida no corría peligro. Es un varón que pesa 2.100 gramos y presentaba también una ligera hipotermia.

Fueron los vecinos quienes alertaron al 112 después de estar escuchando desde el día anterior lo que la mayoría pensaba eran maullidos de un gato que procedían de las bajantes de aguas comunitarias, aunque una de las vecinas aseguraba que era un bebé.

Los bomberos y la Policía Nacional llegaron sobre las 2.00 del domingo al lugar de los hechos, en el número 4 de la calle Benissa, y utilizando una escalera accedieron al piso de la madre y una vez allí se dieron cuenta de que se trataba del llanto de un recién nacido, procediendo a la rápida excarcelación y salvamento del niño. La mujer dio a luz al bebé el pasado viernes, y que al parecer intentó deshacerse de él arrojándolo al hueco que hay en el patio interior comunitario, que tiene un metro cuadrado de superficie, en el que confluyen los desagües de las casas y al que no se puede acceder salvo asomarse por las ventanas.

De la investigación de los hechos se pudo determinar que, en uno de los domicilios del primer piso vivía una mujer de 26 años que se encontraba en avanzado estado de gestación, averiguándose posteriormente que ésta se hallaba ingresada desde el viernes en el Hospital General de Alicante, tras manifestar haber sufrido un aborto en su domicilio.

La mujer, tras ser informada del motivo de su detención, espontáneamente reconoció los hechos, además de que no deseaba tenerlo y de que no disponía de dinero para abortar.

Tras recibir el alta médica, la mujer fue trasladada a la vivienda donde ocurrieron los hechos para realizar una inspección ocular. Después, fue llevada a la Comisaría Provincial de la Policía Nacional, investigando los agentes cómo se produjeron los hechos y si pudo intervenir alguna tercera persona en los mismos. Está previsto que la mujer pase a disposición judicial mañana acusada de un intento de homicidio.

Por su parte fuentes de los bomberos explicaron ayer que "creíamos que íbamos al rescate de un gatito y nos encontramos con un recién nacido. Estaba en una de las bajantes de agua. Comprobamos que había unos objetos. Se oían gemidos. Al resultar extraños nos dimos cuenta de que no eran de un animal y decidimos entrar de cualquier forma en el patio de luces. Accedimos desde el primer piso y un bombero se descolgó por una pequeña ventana del cuarto de baño asegurado por cuerdas. Le costó mucho trabajo bajar y ver lo que había. Cuando estuvo a 20 centímetros vio un pie y al bebé cubierto por trapos y una bolsa de plástico. Ahí supimos que era un bebé y llamamos al Cicu para que mandara un Samu".


Evaluarán el entorno familiar para la tutela

Técnicos de la Conselleria de Bienestar Social evaluarán el entorno familiar y social del pequeño rescatado antes de adoptar cualquier medida de tutela. La consellera Asunción Sánchez Zaplana explicó ayer que serán los técnicos de Bienestar Social los que evalúen el entorno familiar del neonato y las condiciones que pueden darse en su crecimiento y desarrollo físico, psíquico y social. Una vez se conozca dicho informe, la Conselleria determinará si pone en marcha recursos específicos para una posible tutela y cuáles aplica en este caso. efe

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook