21 de abril de 2015
21.04.2015
Asesinato de un profesor

Dolor y conmoción en el instituto Joan Fuster

Muchos alumnos están en estado de 'shock' - El menor que mató al docente se someterá a un trabajo de reeducación

21.04.2015 | 08:28

El instituto Joan Fuster de Barcelona ha amanecido todavía conmocionado por el ataque perpetrado por un alumno de 13 años, que acabó con la vida de un profesor y dejó varios heridos. El centro educativo permanecerá cerrado hasta el miércoles.

Muchos alumnos del instituto, principalmente los compañeros del presunto asesino, se encuentran en estado de 'shock' por lo ocurrido. Los expertos aconsejan no obsesionarse con el porqué del comportamiento del menor ya que "no les ayudará".

Es la opinión de especialistas como José Antonio Luengo, psicólogo educativo y vocal del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, quien explica cómo se sentirán los chavales que hayan presenciado el crimen.

"La situación emocional que habrán vivido tras el suceso será de 'shock', de conmoción, ante un hecho tan explosivo que desborda la capacidad para entender lo que pasa. Es un mecanismo de defensa que nos permite estar como idos, sin saber si lo que ha pasado es cierto o no", cometa Luengo.

Tras el suceso, los que lo hayan visto de cerca, posiblemente hayan estado "inundados de dolor, con lágrimas en los ojos y sin capacidad para hablar, ni para expresar cómo se sienten ni para dar sentido a las cosas que han visto", pero esa situación no suele durar mucho.

El estar acompañados por alguien les ayudará a ir identificando que esa situación ha pasado y es real, y por eso los familiares tendrán que estar a su lado, pero sin hablar mucho. Tendrán que "servirles de colchón afectivo y emocional, sin dar discursos, ni expresar charlas ni buscar explicaciones", ha detallado.

Los jóvenes que viven situaciones tan intensas necesitan tiempo para estar solos, consigo mismos, pero al mismo tiempo "con la compañía de alguien, sin que haya demasiado alboroto interpretativo alrededor".

Será a partir del primer o segundo día, una vez que los chicos vuelvan al instituto, cuando se abra un nuevo escenario en el que "el luto, el dolor, las caras de tristeza y las pocas ganas de seguir hacia adelante con la actividad académica ordinaria tienen que ser contrarrestadas con el día a día".

Papel de los profesores

Los profesores tendrán que animarles para que sigan adelante y haciéndolo con esta actitud: "Chicos ha pasado, pero vamos a hacer cosas para hablar de ello, para dialogar. Tenemos que seguir con la rutina, con las clases, tenemos que levantar la cabeza, cuidarnos mucho y no debemos dejar pasar mucho tiempo para ello".

Será un momento importante para que empiecen a hablar de los hechos, para comentarlos cuándo y cuánto quieran, por escrito, con dibujos o en pequeños diálogos.

Será fundamental "que salga el dolor y la rabia y, no tanto para encontrar un sentido a lo que ha ocurrido, que no lo tiene, sino para poder reconducir cuanto antes y de la forma más madura posible esta situación", según el experto.

Son chavales de 13 años, en una fase del desarrollo en la que se están incorporando "a un tipo de pensamiento abstracto que permite comenzar a ir más allá de los hechos concretos, a pensar en sus consecuencias".

Y ahí, la conversación sosegada, la capacidad de poder hablar de lo que ha pasado, la expresión de las emociones, el abrazo y la sensación de calidez y de ayuda mutua entre todos los chicos les permite poder identificar que hay cosas que hay que seguir haciendo y dando pasos hacia adelante.

"Todos tienen que formar una cadena de ayuda, solidaria, compacta que haga que se sientan cómodos", recomienda el psicólogo que advierte del riesgo de quedarse "sin hablar, sin expresarse, sin decir, sin llorar ante una situación de dolor tan profunda".

La doctora Estela Kogan, especialista en psiquiatría infantil del centro médico Maragda, de Mataró, y miembro de la plataforma médica Doctoralia, también advierte de la falta de adaptación que sufren algunos chicos ante hechos como el de hoy.

"Lo normal es que cuando pasen unos días lo vayan procesando, pero algunos no lo harán inmediatamente. Les será más difícil porque es un hecho muy trágico y podrán sufrir un transtorno adaptativo con síntomas ansiosos, depresivos o de conducta, que no les permitirán disfrutar del día a día.

Programa de reeducación

Porotra parte, el presunto asesino se someterá a un trabajo de reeducación, ha afirmado la directora general de Atención a la Infancia de la Generalitat de Cataluña, Mercè Santmartí.

En declaraciones a los medios, Santmartí se ha limitado a explicar el protocolo al que se someten los menores de 14 años que, por ley, "son inimputables" y no pueden ser declarados culpables.

El protocolo consiste en hacer un seguimiento al menor con el trabajo de profesionales educativos y psicólogos que puede durar "tanto tres sesiones como diez", y siempre con una segunda evaluación antes de dar por acabado el tratamiento.

El objetivo de la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia (DGAIA), organismo que se encarga de los asuntos conflictivos de menores, es el de "prevenir que estos casos se puedan repetir a través de un trabajo de mediación y reparación psicológica", ha indicado Santmartí.

"El trabajo de mediación con el menor conflictivo busca que éste no pueda repetir sus acciones en un futuro, con 14 años, y cometa delito, ni más adelante", ha explicado la directora de Atención a la Infancia.

Según Santmartí, siempre que los padres tengan plena capacidad educativa, el trabajo se limita al menor, que hará "una vida normal" aunque no ha querido concretar más, puesto que la DGAIA acoge a cualquier menor que haya cometido alguna infracción como puede ser "quemar una papelera".

En cuanto se detecta un suceso, el menor "llega a la DGAIA, se hace un diagnóstico de la situación y se hace una valoración de trabajo" para ver qué tratamiento o qué trabajo es el mejor, y con qué profesionales debe tratar el joven.

"Una vez se le ha reeducado y tenemos una doble confirmación, ya se puede cerrar el caso", ha expuesto Santmartí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook