09 de marzo de 2018
09.03.2018
Crimen en Asturias

Detenido en Asturias un hombre por el asesinato de Paz Fernández

Javier Ledo, con quien fue visto por última vez la gijonesa, testifica ante la Guardia Civil por el crimen

09.03.2018 | 10:58
La Guardia Civil registra la casa del detenido.

La Guardia Civil ha ido a buscar hoy, a las 9.00 horas, a su casa, en la calle Hospital de Navia, a Javier Ledo para que testifique en el cuartel por el crimen de la gijonesa Paz Fernández. Este coañés, con quien fue vista por última vez la mujer cuyo cadáver apareció en el embalse asturiano de Arbón, ha declarado en calidad de detenido y pasará a disposición del juzgado de Luarca.

Se da la circunstancia de que Javier Ledo defendió estos días de atrás su inocencia en declaraciones al diario La Nueva España, narrando su propia versión de los hechos.

La detención ha llegado después de que la Guardia Civil estrechase el círculo de sospechosos en el entorno de la víctima en la zona. Finalmente, tras tomar varios testimonios, Javier Ledo, del que se sospechaba desde hace días y que ha intentado defenderse contando su versión de aquella tarde con Paz Fernández, ha sido el arrestado por los agentes de la Benemérita.

Javier Ledo Ovide fue la última persona con la que fue vista por Navia la gijonesa Paz Fernández. Este coañés explicó su versión de los hechos con los pormenores de aquella tarde al sentirse acosado por la Guardia Civil. "Mientras me están persiguiendo a mí dejan de buscar al verdadero asesino", asegura. Ledo afirma que hay lagunas en la investigación y teme que por la presión social y las ansias de resolver el caso "me vaya a caer a mí la culpa". "Podrán encontrar un pelo mío en su coche o un cigarrillo, es normal, pero yo tengo mi conciencia tranquila", sentencia.

Javier Ledo: "No tengo nada que ver con la desaparición de Paz". Vídeo: LNE

Registran la casa de Javier Ledo


La Guardia Civil busca restos biológicos en la casa de Javier Ledo Ovide, el coañés detenido esta mañana por el crimen del embalse de Villayón. Para ello, además de personal del laboratorio criminalístico, se han traído perros de la Dirección General de la Guardia Civil de Madrid adiestrados en localizar este tipo de pruebas.

Agentes del Instituto Armado cerraron varias calles del centro de Navia para registrar el inmueble donde fue detenido, esta mañana, Javier Ledo Ovide, coañés con el que había sido vista por última vez en la capital naviega Paz Fernández Borrego, la gijonesa desaparecida el 13 de febrero cuyo cuerpo sin vida fue hallado esta semana en el embalse de Arbón (Villayón, Asturias). El registro ha terminado a las 13.45 horas, tras casi dos horas.

Paz Fernández luchó por su vida


Fue consciente del ataque que estaba sufriendo y trato de defenderse, pero no pudo sobrellevar la violencia ejercida por su asesino. La gijonesa que desapareció el 13 de febrero en Navia y fue hallada el pasado lunes en el embalse de Arbón (Villayón) luchó a brazo partido con su homicida, tanto que sus brazos muestras claras señales de resistencia, las llamadas lesiones de defensa. Las lesiones que presenta en el cuello podrían ser compatibles con un intento de estrangulamiento.

No obstante, lo que la mató fueron los fuertes golpes recibidos con un objeto contundente en la cabeza, que le fracturaron el cráneo. El estado en el que fue encontrado el cadáver apunta además a una posibilidad inquietante. La mujer llevaba el vestido negro con el que se la vio por última vez el día que desapareció, pero no llevaba ropa interior. Esta circunstancia apuntaría a que fue agredida sexualmente, o que mantuvo relaciones con su asesino y luego, por alguna razón, algo se torció y fue asesinada.

El cadáver de la mujer aún permanecía ayer en el Instituto de Medicina Legal de La Corredoria (Oviedo), donde los forenses continuaron con las diferentes pruebas. Se buscan restos de ADN en el cuerpo y las ropas, también en la vagina, motivo por el que se enviarán muestras al instituto de Medicina Legal. También bajo las uñas de la mujer, por si, en el momento del ataque, hubiese arañado a su atacante. El cuerpo de la mujer está muy deteriorado, debido a los días que estuvo en el agua y a la intemperie, a la merced de la fauna del embalse de Arbón.

Al parecer está resultando difícil establecer cuántos días llevaba el cuerpo en el pantano, si desde el día de su desaparición o posteriormente. Será difícil establecer las fechas en este caso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook