12 de marzo de 2018
12.03.2018
Caso Gabriel Cruz

Caso Gabriel Cruz: La investigación del asesinato se topa con el mutismo de la detenida

Ana Julia Quezada guarda silencio ante los agentes de la Guardia Civil, que intentan reconstruir el crimen para aclarar las circunstancias en las que se produjo y averiguar cuál pudo ser el móvil que lo desencadenó

13.03.2018 | 00:13
Caso Gabriel Cruz: La investigación del asesinato se topa con el mutismo de la detenida

Ana Julia Quezada, la mujer detenida por su presunta implicación en la muerte violenta del niño de ocho años Gabriel Cruz, se mantiene en silencio y sin colaborar con los investigadores para aclarar las circunstancias en las que se produjo el crimen y averiguar cuál es el móvil. El mutismo de la detenida es absoluta, según han indicado fuentes de la investigación, que destacan la frialdad que mantiene la presunta asesina.

Este lunes, la Guardia Civil trasladó a Ana Julia Quezada al edificio de Vícar (Almería) donde se localiza su domicilio y donde fue interceptada el domingo cuando transportaba el cuerpo sin vida del menor en el maletero del vehículo que conducía.

La investigación trata de recrear los pasos que dio la presunta asesina para trazar un retrato del crimen, del que aún quedan muchos cabos sueltos, aunque este lunes se supo el resultado de la autopsia, que reveló que el niño de 8 años falleció por estrangulamiento el primer día de su desaparición, el 27 de febrero.

Ana Julia Quezada, ataviada con una sudadera roja de capucha y con el pelo recogido, llegó escoltada, con las manos esposadas por delante, por media docena de agentes de la UCO hasta el acceso al edificio. A la salida, los agentes tuvieron que emplearse a fondo ya que decenas de personas que se daban cita en las inmediaciones se abalanzaron sobre la detenida y protagonizaron momentos de tensión en los que, entre gritos e insultos, la increparon, obligando a la Guardia Civil a intervenir con contundencia.

Así consiguió la Guardia Civil cercar a Ana Julia. Vídeo: L.T.

El registro se enmarca en las diligencias ordenadas por el juez instructor, el magistrado Rafael Soriano, que mantiene decretado el secreto de las actuaciones, para esclarecer las circunstancias de la desaparición y posteriormente muerte del pequeño e intentar establecer una cronología de los hechos a través de los lugares en los que la principal sospechosa por ahora podría haberlo mantenido oculto desde que se perdiera su rastro el 27 de febrero en la pedanía de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería).

Así, la Guardia Civil trasladó también este lunes por la tarde a Ana Julia Quezada hasta una finca en la pedanía nijareña de Rodalquilar para efectuar, asimismo, un registro encaminado a la reconstrucción de hechos. En este caso se trataría de determinar cuánto tiempo estuvo el cadáver de Gabriel en un aljibe hasta que presuntamente decidió trasladarlo hasta Vícar. De nuevo, no obstante, los investigadores se toparon con el mutismo de la acusada, de 43 años y pareja del padre del pequeño, Ángel Cruz.

Capilla ardiente

Mientra tanto, más de 5.000 personas han pasado por el Patio de Luces de la Diputación Provincial de Almería donde se ha instalado la capilla ardiente del pequeño Gabriel Cruz.

Miles de personas arropan a los padres de Gabriel en la capilla ardiente. Vídeo: Agencia ATLAS

El pésame institucional ha llegado de la mano de autoridades como el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, o la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quienes también han estrechado a unos padres "rotos" de dolor, según han contado tras firmar en el libro de condolencias dispuesto en el hall del Palacio..

Investigación paralela en Burgos

Por otro lado, la Policía investiga desde la detención este domingo de Quezada, de origen dominicano, el fallecimiento el 10 de marzo de 1996 de su primera hija, Ridelca Josefina, nacida el 22 de agosto de 1991, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras de la investigación.

La Comisaría Provincial de Burgos de la Policía abrió ese mismo 10 de marzo de 1996 un atestado por el fallecimiento de la niña, que se archivó por un juez. La niña nació en República Dominicana y era hija de Santiago Gil y de Ana Julia Quezada, que residió en Burgos antes de trasladarse a Almería. En esta segunda provincia tuvo un noviazgo antes de conocer hace poco más de un año a Ángel, el padre de Gabriel.

Zoido ensalza a la Guardia Civil

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha declinado ofrecer nuevos datos en relación a la investigación y se ha remitido al secreto de sumario que pesa sobre las actuaciones. "No tengo más información", ha apuntado Zoido, quien ha insistido en que quien debe "tener la información es el juez que instruye".

El ministro ha asegurado que la operación desarrollada por la Guardia Civil ha sido "magnífica" y se ha dado en "un tiempo récord" pese a la "dificultad" que entrañaba. "Han sabido trabajar con una dedicación y al mismo tiempo cualificación profesional", ha destacado Zoido quien, por otro lado, ha lamentado que Gabriel fuera hallado ya "sin vida".

"Les dije que vendrían los mejores y con todos los medios, y ellos se han dado cuenta de que es verdad, que vinieron los mejores, que traían medios y que lo han encontrado, pero desgraciado sin vida porque la vida se la quitaron a muy pocas horas de que desapareciera y se pusiera de manifiesto que estaba el niño perdido", ha explicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook