07 de mayo de 2019
07.05.2019
Prematuros

Muere un bebé prematuro en Girona afectado por una infección bacteriana

La misma bacteria causó la muerte en abril de otros dos bebés en un hospital de Barcelona

07.05.2019 | 10:18

Un bebé prematuro nacido a las 24 semanas de gestación con un peso de 600 gramos y que estaba ingresado en el hospital Doctor Trueta de Girona falleció el pasado domingo debido a una infección de la bacteria 'Klebsiella pneumoniae', la misma que causó la muerte en abril de otros dos bebés en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Según ha informado este martes el Departamento de Salud de la Generalitat, actualmente otros dos bebés prematuros permanecen ingresados en el hospital gerundense al haberle detectado también la presencia de la bacteria, si bien no han enfermado.

El bebé fallecido era un prematuro extremo que nació a las 24 semanas de gestación y que estaba ingresado en la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Doctor Josep Trueta, en Girona.

La bacteria que le afectó, la "Klebsiella pneumoniae", vive en el tubo digestivo, aunque se encuentra en cualquier lugar del medio ambiente y también en el intestino de muchos seres vivos, y entre los factores de riesgo para contraerla figura la prematuridad, por lo que las unidades de neonatología son espacios en los que se pueden detectar brotes.

La del Hospital Doctor Josep Trueta declaró la presencia de la bacteria al Servicio de Vigilancia Epidemiológica del Departamento de Salud en Girona y aplicó el protocolo de actuación, han asegurado las mismas fuentes.

Tras la detección del brote, esta unidad de neonatología asegura que ha extremado las medidas de control y prevención encaminadas a reducir el riesgo de contagio, a detectar precozmente a los portadores de "Klebsiella pneumoniae", a identificar posibles focos del brote y a realizar el seguimiento con profesionales de diferentes ámbitos sanitarios junto a la dirección del centro.

Los dos bebés que permanecen hospitalizados a los que se ha encontrado la bacteria no han enfermado, y desde el 4 de abril solo se ha registrado un nuevo caso, que es el del prematuro fallecido este domingo.

La dirección del centro hospitalario ha agradecido la colaboración e implicación tanto de los profesionales de neonatología como de los familiares de los niños que permanecen ingresados.

La bacteria que ha provocado el fallecimiento de este bebé es la misma que en abril causó la muerte de otros dos prematuros en el Hospital Vall d'Hebron y que obligó a aislar a ocho más, también afectados aunque sin síntomas.

En estos casos, los responsables del hospital estimaron como hipótesis más probable del contagio la manipulación cruzada de los bebés por parte de personas u objetos contaminados y descartaron que el origen del foco fuera ambiental.

Los dos que fallecieron, uno de ellos nacido a las 24 semanas con 680 gramos de peso y el otro a las 25 con 485 gramos, murieron los días 22 y 24 de abril.

Ambos presentaron un cuadro de enterocolitis, una patología muy frecuente entre los prematuros, que causa la inflamación del intestino y facilita el paso de las bacterias a la circulación sanguínea, en este caso la "Klebsiella", que derivó en una sepsis y la muerte de los dos pequeños.

Desvinculan esta muerte de la de los bebés de Barcelona


La muerte del bebé prematuro de Girona ha sido desvinculada de los dos casos del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

El secretario de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix, y el jefe de Pediatría del centro gerundense, Lluís Mayol, han confirmado que se trata de casos distintos y han calificado de "habituales" este tipo de problemas en niños de 24 semanas y 600 gramos de peso.

Guix ha recordado que estos pacientes son "extremadamente frágiles" con una inmunidad débil que les convierte en blanco de infecciones por ésta y otras bacterias.

Como ejemplo, ha detallado que, en Cataluña, se han declarado nueve brotes de este tipo entre 2015 y 2018 con 94 afectados y siete muertes.

El de Girona se ha dado por "controlado" y tanto Joan Guix como Lluís Mayol han insistido en que "no tiene nada que ver con lo sucedido en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, "aunque sea la misma bacteria", al tratarse de cepas diferentes.

En el Hospital Trueta siguen ingresados otros tres niños, portadores de 'Klebsiella', pero Mayol ha mostrado su convencimiento de que recibirán próximamente el alta.

El foco del brote de Girona no ha sido hallado por el momento, como tampoco el de Barcelona, aunque el responsable de Pediatría del primero de estos centros ha subrayado la dificultad de hacerlo y ha recordado que se han realizado 140 cultivos que todos han dado negativo.

Según Lluís Mayol, la causa de la muerte del bebé del pasado domingo es "la inmadurez" que presentaba con sólo 24 semanas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook