19 de junio de 2019
19.06.2019
Investigación

Los tres detenidos por la muerte de un joven en Oviedo niegan que le dieran una paliza

Los varones, que acudieron ellos mismos a Comisaría, sí reconocen que hubo un "pique"

19.06.2019 | 10:20
Emotivo minuto de silencio de los vecinos de Cudillero.

La presión social y policial dio resultado y los tres supuestos agresores de David Carragal, de 33 años, se entregaron a la Policía, aunque aseguran que ellos no llegaron a darle una paliza. R. B. D. (19 años), J. C. C. (18 años) y A. S. S. (18 años), los dos primeros oriundos de Llanes y el tercero de Colloto, hablaron entre ellos y con sus familiares al enterarse la tarde del lunes de que David Carragal había fallecido. Ninguno de los tres tiene antecedentes penales. Se asesoraron con un abogado y decidieron acudir a Comisaría, donde ya pasaron la noche del lunes y ayer fueron interrogados durante todo el día. Lo que ha trascendido de su declaración es que ellos niegan haber dado una paliza al joven maestro pixueto al finalizar la última verbena de las fiestas del barrio de La Florida, en Oviedo, aunque reconocen un "pique" y encontronazo físico.

Los tres cuentan, según su defensa, que se encontraron a Carragal acompañado de dos chicas en un semáforo cercano al prado de la fiesta, en la parte baja de La Florida. Pasaban las cuatro y media de la madrugada del 10 de junio. Su versión ante la Policía: "Hubo un cruce de miradas y un pique, uno de los agresores lanzó una patada al aire pero no saben si llegó a darle bien (a Carragal)". Así, uno de ellos reconoce haber lanzado un golpe, mientras que los otros rechazan cualquier implicación. No dicen lo mismo los testigos. Uno declaró que "el alto le había dado a la víctima una patada en la cabeza", un testimonio al que la Policía le da credibilidad. También hay testimonios que afirman que le siguieron golpeando en el suelo.

Ellos, sin embargo, insisten en que lanzaron esa patada, que no saben si llegó a impactarle, y que "se fueron corriendo del lugar y vieron que se desequilibraba (la víctima), tal vez al intentar esquivar la patada". "No eran conscientes de que había sido tan grave", aseguran fuentes cercanas a los agresores. Las dos mujeres que acompañaban al fallecido, dos enfermeras que trabajan en el HUCA, una de ellas de Cudillero, como la víctima, aseguraron que "todo ocurrió muy rápido, en apenas 20 segundos", lo que les impidió ver los rostros de los asaltantes, por lo que pidieron ayuda por las redes sociales en busca de testigos. En su versión se dice que los agresores pidieron tabaco a Carragal y al decirles este que no era fumador la emprendieron a golpes contra él. Los detenidos aseguraron ayer que no son fumadores y que les gusta hacer deporte, aunque en sus redes sociales algunos de ellos sí aparecen fumando.

Antes de que, a las diez y media de la noche del lunes, se personaran con un abogado en la Comisaría de la Policía Nacional de la calle Gil de Jaz de Oviedo, las fuerzas de seguridad ya les seguía la pista. Los agentes les identificaron, entre otras cosas, gracias a comentarios en redes sociales, donde los jóvenes no tenían excesivo pudor en mostrar su vida, aunque las cuentas de alguno de ellos desaparecieron ayer. La Policía sabía quiénes eran, pero estaba esperando a reunir más pruebas. Ayer mismo fuentes policiales insistieron que si alguien puede aportar datos que permitan reconstruir lo sucedido, agradecerán su colaboración. Los detenidos pasarán hoy a disposición judicial.

La muerte de Carragal precipitó todo. Permanecía ingresado desde el pasado lunes en la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Había recibido, según sus familiares, "muchos y muy fuertes golpes en la cabeza" de los que no se pudo recuperar.

Cudillero llora y clama justicia por David Carragal

"Ojalá los autores no sean jamás felices", comentan con rabia los familiares del joven tras diez minutos de duelo en la plaza de San Pedro. (Puedes leer la información completa aquí).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas