27 de abril de 2020
27.04.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

La Guardia Civil aumenta la vigilancia de anuncios que ofrecen sexo durante el estado de alarma

La Guardia Civil advierte que los grupos de delincuentes que explotan a mujeres prostituidas "buscan la manera" de seguir cobrando a sus víctimas

27.04.2020 | 12:50
Imagen de un prostíbulo que estaba camuflado como discoteca en Madrid.

Investiga si las redes de trata de mujeres han habilitado "locales, garajes, remolques, vehículos, cuevas o puentes" para seguir ofreciendo sexo de pago

"Se incrementará la vigilancia y control online de posibles anuncios de internet, prensa escrita, donde se puedan publicitar u ofrecer servicios de naturaleza sexual, procediendo a la apertura de investigaciones cuando fuera oportuno". Una instrucción firmada por el General jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, y destinada a todas las comandancias y unidades de Policía Judicial señala que desde que comenzó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo, "se puede estar produciendo un repunte en las páginas webs que ofrecen servicios sexuales y contactos para acceder a mujeres en situación de prostitución".

El documento, enviado a todas las comandancias el 22 de abril, establece medidas adicionales en materia de trata de mujeres que complementan el plan de contingencia de violencia de género del Ministerio de Igualdad y cita expresamente a una página web de contactos en la que aparecen más de 158.000 anuncios de mujeres en toda España. Solo 2.405 de esos anuncios contienen la palabra "coronavirus" o "cuarentena", según comprobó El Periódico de Catalunya.

Sin besos, por el coronavirus

En algunos de esos anuncios las mujeres o los clubs anuncian el cese de su actividad por la covid-19 y ofrecen videollamadas eróticas. Pero, en muchos otros, mujeres de Barcelona, Madrid, Toledo, Cuenca, Irún, Valencia... ofrecen salidas a domicilio o recibir en los pisos donde son explotadas. Algunas, eso sí, advierten: "no doy besos por el coronavirus". Otras aseguran que se han hecho el test y están "sanas".

La instrucción de la Guardia Civil indica que "este confinamiento supone un duro golpe para las mujeres prostituidas", no solo "desde el punto de vista económico, sino también desde el punto de vista social, sanitario y de protección". Muchas han sido expulsadas de los clubs donde eran explotadas y vivían; otras están en la clandestinidad y son obligadas a seguir ofreciendo sus servicios sexuales en pisos u otros locales. Su deuda con los grupos mafiosos que las explotan aumenta cada día a pesar de la cuarentena. "Los grupos de delincuencia organizada buscan la manera de seguir cobrando de las victimas las deudas contraídas", asegura la nota de la Guardia Civil.

"Los espacios abiertos y los clubs han dejado de "funcionar" como espacios donde se oferta y demandan mujeres para la prostitución, por lo que, debido a las ganancias económicas que genera esta actividad, y a la falta de otros recursos para subsistir, la actividad se puede estar transfiriendo a otros espacios menos visibles, como son los pisos particulares o locales aparentemente cerrados al público (incluso en los propios clubs operando de esta forma más "clandestina"), señala el documento.

Trasladadas y ocultas

Entre las situaciones que ha detectado la Guardia Civil durante el estado de alarma se incluye que las mujeres prostituidas puedan haber sido trasladadas "de un punto a otro ocultas en medios de transporte o bajo la cobertura de actividad laboral en servicios esenciales o empresariales con servicios mínimos".

La instrucción pide a los guardias civiles que busquen pisos "donde se pudiera estar ejerciendo la prostitución" y en los que pudiera haber "víctimas recluidas". Apunta que en el entorno de polígonos industriales "pueden haberse habilitado de manera ilícita locales, garajes, remolques, vehículos, cuevas o espacios como puentes" para ofrecer sexo de pago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook