30 de octubre de 2020
30.10.2020
La Opinión de Málaga
Discriminación

El dueño de un bar echa a una pareja porque "ver a dos chicos besándose no es apropiado"

Diego, un joven de 21 años de la ciudad portuaria, denuncia la discriminación homófoba que sufrió

30.10.2020 | 14:35
El dueño de un bar echa a una pareja porque "ver a dos chicos besándose no es apropiado".

Un joven de 21 años de Cartagena, Diego Gómez, ha denunciado esta tarde en sus redes sociales la discriminación homófoba que sufrieron ayer él y su pareja en una bar de la localidad. El dueño les echó por besarse en público.

Diego y su novio fueron a desayunar, sobre las 11:30 de la mañana, a la cafetería El Quinque de Cartagena. Tal y como él cuenta en un vídeo que se está viralizando en redes sociales, se sentaron en la mesa, pidieron unas tostadas y charlaron. Dentro de esa actitud normal, compartieron algún gesto de cariño propio en una pareja, algo que pareció no gustar al dueño del establecimiento, quien se acercó hasta ellos y les pidió que no se besaran o se tendrían que ir.

"Nos dijo que le parecía una falta de respeto que nos besáramos habiendo niños delante y que no era apropiado porque éramos dos chicos", narra el cartagenero. Su pareja se enfrentó al hombre pero éste "seguía en las suyas, nos dijo que si no dejábamos de actuar así nos tendríamos que ir".



Los jóvenes, que se encontraban "muy nerviosos" por lo sucedido, pidieron una hoja de reclamaciones. En ella el dueño de la cafetería especificó que solo les había llamado la atención porque otros clientes se lo habían pedido, lo que, según Diego, "es mentira". " Personas de otras mesas incluso se levantaron y nos apoyaron, se acercaron para defendernos", apunta.

Tras firmar la hoja de reclamaciones, la pareja de cartageneros se marchó del bar "con sensación de culpa". "Parecía que había hecho algo mal, sabía que no tenía motivos pero no podía evitar sentirme culpable", lamenta el joven, quien se dirigió a Consumo para denunciar lo ocurrido.

"Desde Consumo me han dicho que lo único que puedo conseguir es que el señor del bar me mande una carta si quiere, porque es voluntario, disculpándose o dándome la razón, es por eso que quiero contarlo públicamente", explica Diego. Para él, es necesario exponer este tipo de situaciones discriminatorias hacia el colectivo LGTBI "porque siguen ocurriendo".

Para que "nadie piense que es menos por su identidad de género o sexualidad", Diego quiere darle visibilidad a lo ocurrido: " Que alguien te ataque así por algo como eso, por ser como eres, te hace sentir como una mierda; esto no es normal, no hay que permitirlo".

Es por ello que ha recurrido a las redes sociales, para dar voz a los que sufren estos ataques homófobos. "Apoyaos en la gente, id a la policía, recurrir a un colectivo, denunciad", anima el joven, que con sus palabras está llegando a decenas de usuarios.

Desde esta redacción hemos tratado de ponernos en contacto con la cafetería El Quinque de Cartagena, pero por el momento no hemos obtenido respuesta.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook