Un inventario rutinario en un almacén del Centro de Educación de Personas Adultas Camp Rodó (Mallorca), en el barrio palmesano de s’Escorxador, deparó una macabra sorpresa: la aparición de un esqueleto humano. El hallazgo fue comunicado a la Policía Nacional, siguiendo el protocolo establecido para estos casos.

El insólito descubrimiento se produjo el pasado lunes. Funcionarios del Centro de Educación de Personas Adultas Camp Rodó, situado en la calle Joan Capó de Palma. Funcionarios de esta escuela, dependiente de la Conselleria de Educación, se encomendaron a la rutinaria tarea de inventariar los objetos apilados en un almacén cuando se toparon con la osamenta humana, utilizada antaño en clases de anatomía.

De acuerdo con el protocolo establecido para estos casos, los funcionarios comunicaron el hallazgo del esqueleto de una persona a la Policía Nacional.