El análisis de una pequeña colección de diminutas mandíbulas fosilizadas con dientes posteriores distintivos cambia nuestra comprensión de cuándo y dónde evolucionaron los mamíferos modernos, según un nuevo estudio. Los hallazgos podrían indicar que los mamíferos actuales se originaron en el hemisferio sur y no en el norte, como se sostiene hasta hoy. Las evidencias muestran que los primeros mamíferos placentarios surgieron en Gondwana hace casi 180 millones de años, prosperando allí durante 50 millones de años antes de migrar a Asia, durante el Cretácico temprano.

Un grupo de investigadores liderado por especialistas del Museo Australiano ha concluido en una reciente investigación, publicada en la revista Alcheringa: An Australasian Journal of Palaeontology, que los primeros mamíferos modernos habrían aparecido hace aproximadamente 180 millones de años en el supercontinente Gondwana, que durante el período Cretácico incluía los actuales territorios de Australia, Nueva Zelanda, América del Sur, la Antártida, África, Madagascar y el subcontinente indio.

50 millones de años antes

De esta manera, el origen de los primeros mamíferos placentarios y marsupiales, antepasados de la subclase Theria, cuyos componentes fueron los primeros mamíferos que se caracterizaron por desarrollar sus embriones en el útero materno y no en el interior de un huevo, no se habría concretado en el actual hemisferio norte, como indican las teorías en vigencia. Por el contrario, estos primeros mamíferos modernos habrían surgido 50 millones de antes de su llegada a Asia, en diferentes partes del antiguo Gondwana.

Según una nota de prensa, el equipo de especialistas conducido por los profesores Tim Flannery y Kris Helgen concluyó que los estudios de molares en fósiles de mamíferos terianos descubiertos en sedimentos del Jurásico temprano y medio de Madagascar, América del Sur e India, que tienen una antigüedad de hasta 180 millones de años, son anteriores a los restos más antiguos del hemisferio norte, en aproximadamente 50 millones de años.

Los dientes hablan desde el pasado

Además, la investigación muestra que los fósiles de Theria del Cretácico hallados en Australia, que datan de hace alrededor de 126 a 110 millones de años, comparten características tanto con estas formas jurásicas del hemisferio sur como con la moderna Theria del hemisferio norte. En consecuencia, los antepasados de los mamíferos modernos se habrían originado en el supercontinente Gondwana y no en Laurasia, la parte norte de la separación en dos del supercontinente único Pangea, que tuvo lugar hace 200 millones de años.

El punto neurálgico del hallazgo, que podría ser revolucionario en caso de ser aceptado de forma general por la comunidad científica, radica en la identificación de las pequeñas mandíbulas fosilizadas con dientes posteriores distintivos de estos mamíferos antiguos, ya que el componente clave para el éxito evolutivo de Theria fueron sus dientes. Con sus sofisticados molares, conocidos como molares troposféricos, podían triturar, perforar y cortar alimentos simultáneamente.

Los especialistas consideran que lo dientes son una herramienta útil para identificar mamíferos, y que los avances en las técnicas de imagen han ayudado mucho a precisar dónde encajan los fósiles en un cuadro evolutivo más amplio. En conclusión, la nueva investigación revisa por completo y cambia profundamente nuestra comprensión de la evolución temprana de los mamíferos, aunque ahora requiere de otros estudios que puedan verificarla o contrastarla. 

Referencia

The Gondwanan Origin of Tribosphenida (Mammalia). Timothy F. Flannery, Kris Helgen et al. Alcheringa: An Australasian Journal of Palaeontology (2022). DOI:https://doi.org/10.1080/03115518.2022.2132288