Una amplia encuesta ha descubierto que la mayoría de las opiniones que tiene la gente sobre cuestiones científicas relacionadas con la genética o las vacunas no tienen siempre fundamento real, pero están tan arraigadas que nublan su conocimiento.

Científicos del Reino Unido realizaron varias encuestas relacionadas con la genética, en las que participaron más de dos mil personas.

Descubrieron que las personas que están fuertemente en contra o a favor de la genética y de sus derivadas tecnológicas, como las vacunas o los transgénicos, están seguros de que conocen y entienden bien de lo que hablan, pero que en realidad no siempre es así.

Al mismo tiempo, observaron que, en las personas contrarias a los avances científicos, la diferencia entre lo que piensan de la ciencia y lo que realmente dice la ciencia, es prácticamente insalvable.

Sin embargo, cuando las personas son neutrales sobre los hallazgos científicos, es decir, no están ni a favor ni en contra, tienen menos confianza en su propio conocimiento y están más abiertas a conocer y comprender la realidad. Los resultados del estudio se publican en PLoS Biology.

Amplia encuesta

Para llegar a estas conclusiones, Cristina Fonseca, de la Sociedad Británica de Genética, junto con colegas de las universidades Bath, Cambridge, Oxford y Aberdeen, realizó una encuesta en la que participaron más de dos mil adultos.

Los autores del trabajo estaban interesados en conocer no solo lo que pensaban las personas que se oponen a la ciencia, sino también las que creen apasionadamente en ella.

Los investigadores preguntaron a todos sobre su actitud hacia la ciencia, qué tan seguros estaban de entenderla y evaluaron asimismo su nivel real de conocimiento científico.

La encuesta analizó también las opiniones sobre las vacunas. Aberdeen University.

Confianza en el conocimiento

Los investigadores también evaluaron la confianza de las personas en su propio conocimiento, es decir, midieron la "comprensión subjetiva" de la ciencia.

Preguntaron a los participantes cómo califican su propia comprensión de las noticias científicas y su nivel de conocimiento general sobre ciencia.

Los participantes también respondieron cuánto, en su opinión, entienden los términos más corrientes de la genética: ADN, modificado genéticamente, selección natural, PCR.

Las covariables en el estudio fueron la edad, el nivel educativo, la religiosidad y la identidad política.

Genética y vacunas

Las preguntas de la encuesta se centraron en la genética y las vacunas porque el estudio se realizó durante la reciente pandemia de la COVID-19.

La encuesta reveló que, antes de la pandemia, la mayoría de las personas confiaban en la genética. Y que la confianza en la genética había aumentado considerablemente después de la pandemia.

La encuesta, además, preguntó a los participantes sobre la vacunación contra el coronavirus (las vacunas aparecieron en el Reino Unido 5 meses antes de la encuesta).  Y descubrió que los que no querían vacunarse estaban convencidos de cosas que no tenían base científica.

Confianza injustificada

Los resultados sugieren que es importante que las personas tengan confianza en su conocimiento para poder tener una opinión sólida sobre cuestiones científicas de gran relevancia personal y social, pero que esta confianza no siempre está justificada.

Ante esta situación, los investigadores desaconsejan discutir las convicciones cerradas que tiene la gente sobre cuestiones científicas y que, si hay oportunidad, lo mejor es poner de manifiesto lo que se ha comprobado científicamente sobre cualquier materia, con la esperanza de que las personas afectadas se abran a la realidad.

Referencia

People with more extreme attitudes towards science have self-confidence in their understanding of science, even if this is not justified. Cristina Fonseca et al. PLOS BIOLOGY, January 24, 2023. DOI:https://doi.org/10.1371/journal.pbio.3001915