Cómo escapar de la extinción humana (19)

España está en la diana de la sequía global que acecha al mundo

La aridez se extiende implacable al mismo tiempo que aumentamos sin parar el consumo de agua

Imágenes de la sequía en el pantano de Sau, a 27 de marzo de 2023, en Vilanova de Sau, Barcelona, Catalunya (España). El Ayuntamiento de Barcelona ya ha implementado medidas extremas en su plan de emergencia para hacer frente a la sequía, que incluyen la

Imágenes de la sequía en el pantano de Sau, a 27 de marzo de 2023, en Vilanova de Sau, Barcelona, Catalunya (España). El Ayuntamiento de Barcelona ya ha implementado medidas extremas en su plan de emergencia para hacer frente a la sequía, que incluyen la / Lorena Sopêna - Europa Press

Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM

El mundo se está adentrando en un tiempo de sequías graves que traerá migraciones masivas y conflictos bélicos por el agua. Y mientras España se convierte a marchas forzadas en un lugar cada vez más árido, en vez de ahorrar agua incrementamos rápidamente su consumo.

Abrir el grifo a cualquier hora del día o de la noche y que salga agua potable de calidad nos ha acostumbrado a creer que un líquido tan esencial es un recurso inagotable y barato.

Nada más lejos de la realidad. El agua es un bien extremadamente escaso que apenas supone el 0,02% de la composición de nuestro planeta, y la gran mayoría (un 97,6%) es agua de mar.

Los datos sobre la cantidad de agua disponible resultan alarmantes: actualmente 3.200 millones de personas sufren escasez crónica de agua, de los cuales al menos 2.000 millones padecen restricciones severas durante más de un mes al año.

Sin duda hoy en día la falta de agua es uno de los mayores problemas globales a los que se enfrenta el mundo actual. Hace más de 10 años que el Foro Económico Mundial considera la crisis del agua como uno de los 5 mayores peligros globales a los que se enfrenta la humanidad.

Pero lo más grave es que se trata de un problema que empeora muy rápidamente: por una parte, desde principios del siglo XX el consumo de agua crece descontroladamente (más del doble de rápido de lo que lo hizo la población). Por otra, el calentamiento global está disminuyendo el suministro de agua en grandes zonas del planeta.

Migraciones masivas

Hasta tal punto esto es así, que la ONU y el Banco Mundial prevén que antes de 2030 alrededor de 700 millones de personas se verán sometidas a una escasez de agua tan severa que tendrán que abandonar sus hogares. Probablemente llegará a ser la migración más masiva de la historia de la humanidad.

De hecho, las peores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial ocurrieron como consecuencia de la sequía. Por ejemplo, en 2017 una sequía extrema hizo que 20 millones de personas en África tuviesen que emigrar.

Para el Pacific Institute for Studies in Development, Environment and Security (un instituto de investigación norteamericano con un larga trayectoria en estudios de desarrollo, medio ambiente y seguridad) hay un grave problema añadido: los conflictos por el agua aumentarán rápidamente en todo el mundo.

Dicho instituto desarrolló una sofisticada herramienta de alerta temprana global (que se ayuda de inteligencia artificial avanzada) para la previsión de futuros conflictos por el agua. Con una probabilidad estimada en el 86%, en menos de una década estallarán guerras por el agua.

Puntos conflictivos

En el mundo hay cerca de 2.000 puntos conflictivos por culpa del agua. Uno de los más problemáticos implica a Turquía y a sus vecinos (Irak, Siria e Irán). Una serie de infraestructuras turcas (que están construyendo de 22 grandes presas en las cuencas altas de los ríos Tigris y Éufrates) están reduciendo significativamente el agua disponible en Irak, Irán y Siria.

Pero el Pacific Institute for Studies in Development, Environment and Security advierte que el problema más grave podría ocurrir en pocos años entre China, India y Pakistán (recordemos que estos tres países son potencias nucleares). China plantea realizar grandes obras hidráulicas en el Tibet que acabarían dejando a India y Pakistan sin buena parte del agua que ahora disponen.

La tecnología no puede hacer mucho

Como no queremos aceptar que la situación es insostenible, preferimos pensar que la tecnología podrá resolver el problema. Es cierto que hemos realizado avances muy significativos en desalinización del agua del mar y en el reciclaje de aguas residuales. Pero desalar agua es un proceso de gran consumo energético y que requiere tecnología.

Arabia Saudí (un país extremadamente rico con energía barata y capaz de comprar las tecnologías más sofisticadas) es el país más puntero a nivel mundial, consiguiendo que el 50% del agua que consumen venga de desaladoras. Imaginemos que absolutamente todos los países del mundo implementasen -de un día para otro- la desalación y el reciclaje de aguas residuales hasta el nivel que tiene Arabia Saudí. Incluso así alrededor de 1.500 millones de seres humanos seguirían sufriendo una grave escasez de agua.

Imágenes de la sequía en el pantano de Rialb, a 27 de marzo de 2023, en la Baronía de Rialb, Lérida, Catalunya (España).

Imágenes de la sequía en el pantano de Rialb, a 27 de marzo de 2023, en la Baronía de Rialb, Lérida, Catalunya (España). / Lorena Sopêna - Europa Press

España, en la diana de la sequía

En nuestro país la sequía nos golpea una vez más. Queremos pensar que no es algo nuevo. El clima mediterráneo nos tiene acostumbrados a largos períodos sin precipitaciones que alternan con épocas de lluvias torrenciales.

Pero la realidad es que nos enfrentamos a un dilema insoluble: mientras España se convierte a marchas forzadas en un lugar cada vez más árido, en vez de ahorrar agua incrementamos rápidamente su consumo.

En contraposición a los políticos que intentan hacer ideología de un problema científico, vale la pena reflejar sobre el papel los rigurosos datos sobre el consumo de agua en España que recogen Eurostat y los Ministerios de Agricultura e Industria y la Fundación Aquae.

En primer lugar, pese a ser el país más árido de la Unión Europea, paradójicamente España es el segundo país que más agua gasta por habitante, en concreto 6.700 litros por persona y día.

La agricultura y ganadería, un pozo sin fondo

En segundo lugar, actualmente la agricultura y ganadería consumen algo más del 79% del agua, repartiéndose el 21% restante entre los hogares, la industria y los servicios. Así, en nuestro país el sector agro-ganadero consume 4 veces más agua que todos los demás sectores juntos. Pero, mientras en los últimos años hay una tendencia significativa a la reducción en el consumo de agua en los hogares y en la industria, el gasto de agua en la agricultura sigue al alza.

En tercer lugar, desde 1950 el calentamiento global ha hecho que en España al menos 150.000 hectáreas incrementasen su aridez hasta convertirse en desiertos (para comparar recordemos que el Parque Nacional de Doñana tiene 54.251 hectáreas). Somos uno de los países del mundo donde la desertización avanza con mayor rapidez.

Por último, desde 1950 la superficie de regadío se ha incrementado en nuestro país en 2,2 millones de hectáreas. Más de 500.000 de estas nuevas hectáreas de regadío se han originado en la última década.

Situación insostenible

Mientras los embalses vacíos dejan ver pueblos inundados que llevaban décadas bajo el agua, los datos no pueden ser más rotundos: el consumo de agua del sector agro-ganadero es insostenible.

Debemos ser conscientes de que nos estamos permitiendo el lujo de plantar cultivos con un enorme consumo hídrico que ni siquiera otros países europeos con mucha más disponibilidad de agua que nosotros, se han atrevido a plantar.

Tampoco nuestra cabaña ganadera se ajusta a lo que podemos permitirnos.

Cómo escapar de la extinción humana: artículos para entender lo que está pasando con el planeta

 

Bajo este epígrafe publicamos una serie de artículos que analizan de forma científicamente rigurosa la crisis planetaria en sus diferentes dimensiones, así como explican cómo afectará a nuestras vidas y el precio que habremos de pagar para escapar de la catástrofe que podría acabar con la vida en la Tierra.

 

Ofreceremos una visión completa de la problemática, siempre en clave divulgativa, que no solo expondrá los últimos conocimientos sobre biología y ecología, sino también las últimas aportaciones desde campos tan dispares como la neurobiología (intentando ver por qué nos comportamos como lo hacemos cuando destruimos nuestro propio ambiente), e incluso desde la economía más científica.

 

El objetivo de esta serie de artículos es que cualquier persona pueda no solo entender lo que está pasando, sino también, si así lo desea, comprometerse con el planeta con los conocimientos adecuados que le permitan trascender medidas meramente estéticas.

 

Como el cambio global que estamos sufriendo es extremadamente complejo, los artículos que intentan explicarlo van a ser relativamente complejos. Pero vale la pena esforzarse para entender el cambio global, ya que es algo extremadamente grave.

 

Para ello le invitamos a hacer un viaje largo y complejo, pero también divertido, a través de toda esta serie de artículos. Solo después de haber leído muchos de ellos estará en condiciones de entender bien lo que estamos viviendo como especie y de actuar en consecuencia.

 

EDUARDO COSTAS

 

Otros artículos de esta serie

 

[object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object][object Object]

TEMAS