23 de mayo de 2019
23.05.2019
Giro de Italia

Benedetti supera a sus compañeros de fuga para ganar en Pinerolo

Jan Polanc se viste de líder y Landa y López arañan segundos en la primera etapa de montaña

23.05.2019 | 17:30

El italiano Cesare Benedetti (Bora) batió a sus compañeros de fuga para hacerse con la victoria en la duodécima etapa del Giro de Italia, de 156 km entre Cuneo y Pinerolo, en la que el español Mikel Landa y el colombiano Miguel Ángel López arañaron 29 segundos al resto de favoritos.

El italiano Valerio Conti (Emirates) cedió la maglia rosa de líder a su compañero de equipo el esloveno Jan Polanc, de 27 años, que formó parte de una fuga masiva y ahora encabeza la general con 4:07 minutos de ventaja sobre el esloveno Primoz Roglic.

El primer contacto con la alta montaña despertó a Landa y a López y puso de manifiesto la falta de equipo del gran favorito, el esloveno Primoz Roglic.

La cima del puerto de Montoso, el primero de máxima categoría en el presente Giro, a 1.248 metros de altitud, estaba a 32 km de meta, una distancia lo bastante larga como para conceder a los corredores ocasión de corregir errores.

El italiano Valerio Conti (Emirates) disponía de una renta de 1:50 sobre Roglic en la base del Montoso para afrontar casi 9 km de ascenso con una pendiente media del 9,5 por ciento -con tramos hasta del 20- y desde ahí una larga bajada de 30 km camino de la meta.

La jornada ofrecía al Bahrain Merida de Vincenzo Nibali y al Michelton de Simon Yates la oportunidad de poner en jaque a Roglic, vencedor de las dos cronometradas y considerado el "patrón" del presente Giro.

Una escapada masiva, de 25 corredores, se formó en la primera media hora. Jan Polanc, vigésimo tercero en la general, a 5:24 del líder, se convirtió muy pronto en líder virtual de la carrera: la fuga llegó a tener más de 15 minutos de renta.

A 70 km de meta el Movistar de Mikel Landa y el Jumbo Visma de Roglic empezaron a trabajar en cabeza del pelotón.

El estadounidense Sean Bennett y el austríaco Marco Haller saltaron en la escapada a 59 km de meta con el propósito de abrir hueco antes del puerto. En la base tenían medio minuto sobre los perseguidores y 12:30 sobre el pelotón.

Con esos márgenes, y a 40 km de meta, la victoria de etapa se iba a ventilar en la fuga.

Damiano Caruso, compañero de equipo de Nibali, forzó el ritmo en el ascenso, atrapó a los dos punteros y la fuga se fue desgranando. Por la cumbre pasaron cuatro en cabeza: los italianos Caruso, Gianluca Brambilla y Eros Capecchi y el irlandés Eddie Dunbar, aunque pronto volvieron a alcanzarlos Polanc y Montagutti.

Por detrás, en el pelotón, se movió el Astana. El checo Jan Hirt atacó en las rampas del Montoso. Con sus compañeros Dario Cataldo y Manuele Boaro metidos en la fuga, pretendía agitar el grupo para preparar el salto de su jefe de filas, el colombiano Miguel Ángel López, que se produjo a 7 km de la cima.

Reducido el colombiano en su primer ataque, lo intentó Mikel Landa, que se llevó consigo al propio López. Dos grandes escaladores con casi cinco minutos perdidos con respecto a Roglic en la general. De arriba se descolgaron Boaro y Jasha Sütterlin para colaborar con ellos pero los favoritos no consintieron más que medio minuto de margen.

Roglic, sin equipo, tiró de sangre fría para dejarse llevar a rueda en el paquete perseguidor de Landa y López, que terminó cediendo 29 segundos con respecto a la pareja hispana.

En cabeza de carrera, un "muro" de 400 metros a 2,5 km de meta dejó en la punta a Brambilla y Capecchi, pero Dunbar se les echó encima. El terceto pasó unido bajo la pancarta de un kilómetro a meta pero en las dudas llegó por detrás Benedetti para alzarse con la victoria con un tiempo de 3h41:49, su primer triunfo como profesional, a sus 31 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Mi equipo tiene la mejor afición

La afición es uno de los elementos clave para los equipos. Los aficionados sienten los colores y el escudo igual que los propios jugadores


Buscador de deportes