12 de diciembre de 2019
12.12.2019
Fútbol

Polémica entre el Benalmádena Atlético y el D. H. San Andrés tras un partido de alevines

El acta del partido refleja "altercados entre el delegado del equipo visitante y agentes externos fuera del terreno de juego"

12.12.2019 | 05:00
Imagen de un partido en «El Duende», estadio donde juega como local el Dos Hermanas-San Andrés.

La historia de nunca acabar. La violencia sigue siendo la gran lacra del fútbol base. Y, como siempre, los perjudicados los niños, que solo intentan divertirse y tienen que ver cómo ese disfrute acaba ensombrecido por los adultos, por miembros de clubes y familiares que hacen que jugar al deporte rey en edades tempranas a veces termine siendo una pesadilla.

Esta vez, el lío toco en un partido de 4ª Andaluza Alevín entre el Dos Hermanas-San Andrés y el Benalmádena Atlético, en un encuentro de chavales de ¡¡11 años!! que terminó con una disputa fuera del terreno de juego y con acusaciones cruzadas. En lo único que confluyen las versiones de los clubes es en cómo transcurrió el partido: los locales ganaban 3-0 y los visitantes acabaron remontado hasta el 3-4. Y a partir de ahí el lío.

Fuentes del Benalmádena Atlético aseguran que había espectadores en zonas prohibidas increpando a los jóvenes futbolistas benalmadenses una vez remontaron el choque y que incluso el árbitro tuvo que parar el partido para que desalojaran dicha parte del estadio. Y que una vez concluido el encuentro, en la zona de vestuarios, su entrenador fue amenazado, lo que obligó al delegado visitante a llamar a la Policía Local, que se personó muchos minutos más tarde cuando ya allí quedaban pocos implicados.

El club benalmadense asegura que, tras lo ocurrido, ha denunciado los hechos ante la Federación, y además ha planteado un recurso al acta del partido, donde dicen que no se refleja nada de lo ocurrido porque el árbitro «fue amenazado». En el escrito arbitral solo se recoge en el apartado de «Otras observaciones o ampliaciones a las anteriores» que «al finalizar el partido existen altercados entre el delegado del equipo visitante y agentes externos fuera del terreno de juego».

La postura del Dos Hermanas San Andrés es totalmente contraria, lo niegan en rotundo. Miembros del club aseguraron a La Opinión que «fueron el entrenador y el delegado visitantes los que provocaron mientras perdían» y culpan a este segundo del altercado posterior. El delegado visitante, Policía Local de profesión, fue el encargado de llamar a los cuerpos de Seguridad para que acudieran hasta el estadio de «El Duende».

Según la versión de los locales, fue el delegado del Benalmádena Atlético el que «empezó a enseñar su placa sin necesidad alguna» y además niegan tener constancia de ninguna denuncia y se remiten a lo escrito en el acta del partido.

Sea como fuere y cuál sea su desenlace, una vez más vuelve a perder el fútbol base malagueño y unos niños que su única ilusión es ir a entrenar y jugar partidos con su club cada fin de semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.


Buscador de deportes