30 de marzo de 2020
30.03.2020
La Opinión de Málaga
Segunda División B/Gr. IV

El Marbella FC aparca la opción de un ERTE a su plantilla y técnicos

Hasta diez conjuntos del grupo IV de Segunda B ya han confirmado que aplicarán expedientes por el covid-19

30.03.2020 | 00:20
Instantánea de uno de los últimos entrenamientos del Marbella FC antes del periodo de confinamiento.

El Marbella FC aparca como opción, al menos de momento, elevar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Así lo indicó ayer la entidad blanquilla a algunos de sus interlocutores en la plantilla y cuerpo técnico, interesados en saber si se generalizaría la situación que ya han confirmado un total de diez equipos que militan en el grupo IV de Segunda B.

Los tres conjuntos manchegos, Talavera, Villarrubia y Villarrobledo; dos de la comunidad murciana, FC Cartagena y Real Murcia; el Mérida y el Don Benito, de Extremadura; y los andaluces Recreativo, Balompédica Linense y Atlético Sanluqueño figuran ya en la relación de escuadras que van a aplicar expedientes como consecuencia del actual aislamiento que impone el coronavirus a un 40% de toda la población mundial.

El CEO de Best of You, la empresa que gestiona el club, Óscar Ribot, no ha querido mostrarse por el momento rotundo en sus palabras hacia la afición. Considera en primer lugar que la salud debe por el momento primar ante aspectos de índole económica. Dentro de la plantilla se ha tomado con «cierta tranquilidad», dentro del periodo de aislamiento actual, que las autoridades deportivas apuesten en primer lugar «por la conclusión de las competiciones en marcha».

El Marbella FC se reforzó con la vista puesta en el ascenso con una serie de nombres propios que, llegados en el mercado invernal, tuvieron a Esteban Granero o Callejón como principales baluartes. Y en ese sentido, el proyecto impulsado desde hace un año con capital chino tiene la mente puesta en situar al club en la elite del balompié como futuro escaparate deportivo y social de la Costa del Sol.

Pero la entidad no oculta la misma preocupación que mantienen futbolistas y técnicos al saber que la mayor parte de los equipos del grupo IV padecen dificultades. El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, que esta temporada defendió públicamente al balompié modesto y propició un sistema copero que ha llevado a conjuntos de muy bajo presupuesto a eliminatorias inimaginables hasta ahora, ha querido enviar un mensaje de tranquilidad.

Así les ha ofrecido una alternativa a aquellos clubes que militan en Segunda B y Tercera. «Aunque sea un tema patronal y del ámbito sindical, nosotros vamos a ofrecer la opción de darle una línea de créditos a coste cero, con los recursos propios de la Federación», expresó el máximo dirigente del fútbol español en plena situación de pandemia.

Algunos responsables de estos clubes consideran que el anuncio, a las puertas de un proceso electoral, no tiene una absoluta garantía jurídica. El propio Rubiales ya reconoció que la ayuda «va más allá incluso de las competencias» de la Federación Española de Fútbol. Y fue tajante sobre la próxima campaña, puesto que dentro de las categorías no profesionales «se otorgarán licencias gratuitas durante los próximos dos años».


Inyección de 4 millones


Otra medida económica adicional que de forma directa afecta a entidades de bajo presupuesto dentro del fútbol modesto, con ese condicionante de las elecciones que están previstas para este mismo año, sería un «aplazamiento en el pago de las deudas que los clubes puedan tener con sus jugadores durante este tiempo». Rubiales subrayó hasta una dotación de 4 millones de euros «para sufragar los sueldos de técnicos y jugadores en este periodo de confinamiento».

La Federación Española inyectaría dicha partida presupuestaria directamente y los clubes procederían en cada caso a poder devolver la cantidad correspondiente a lo largo de los dos próximos años y sin intereses. No obstante, el inicio de esta semana seguro que va a estar marcado por la publicación de nuevos expedientes de regulación temporal en numerosas entidades futbolísticas de Segunda B.

No obstante, en Tercera División, la situación es bien diferente. Al respecto, algunos presidentes se han remitido a que la mayoría de los contratos son de aficionado y, sin una base laboral como la existente en Segunda B, no caben ese tipo de expedientes temporales.

Sí que esperan poder tomar la palabra a Rubiales y conseguir vías de financiación que hasta ahora se han limitado a clubes profesionales en España. También confían en la finalización de las competiciones para no dejar en el aire la configuración de los grupos para una próxima temporada, empiece en el mes de octubre o ya a finales de este año. «Lo normal es que la lucha por los ascensos y descensos no se produzca como el verano pasado en los despachos», recuerdan respecto a la polémica que ya padecieron Rincón o Alhaurino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.


Buscador de deportes