28 de junio de 2020
28.06.2020
La Opinión de Málaga
Zona press

La rebelión de los modestos

Esta fase final nos está enseñando que se puede competir con los mejores a pesar de no tener al alcance a los mejores jugadores de Europa

28.06.2020 | 05:00
La rebelión de los modestos

Sabíamos que cabía la posibilidad, que jugar a un partido traería sorpresas, que alguno de los grandes podía perder algún partido. Quizás nadie esperaba no ver a esos favoritos en semifinales. Pero modestamente creo que Laso y su equipo, que lo han ganado todo y nos han hecho disfrutar tanto con su baloncesto, se ganaron también el respeto de todos y el derecho a perder sin que ese respeto y admiración se vea minimizado. Así que nada que objetar a ese equipo histórico que esta vez no estuvo al nivel.

Esta fase final nos está enseñando que se puede competir con los mejores a pesar de no tener al alcance a los mejores jugadores de Europa. Es evidente que hoy todos destacan a San Pablo Burgos y Andorra, dos equipos que en el último partido de su fase de grupo se enfrentaban en un partido en el que se jugaban una histórica plaza para semifinales. Ellos han demostrado que no hay que llorar o excusarse porque otros tienen mejores jugadores o más posibilidades, que hay otro camino para conseguir el éxito, basándose en la inteligencia, la ilusión, en creer, en ser valiente y teniendo claro que cuando no puedes llegar a los salarios de los mejores jugadores tienes que potenciar el equipo como concepto. Y, lo más importante, basan su filosofía en jugar bien a baloncesto.

Una vez más, hemos visto que existe un abanico fabuloso de magníficos entrenadores españoles, cada uno de ellos sabiéndose adaptar a la realidad de su club, unos sacando jugadores de cantera, otros sacando el máximo rendimiento a los jugadores de que disponen, pero todos haciendo eso en que insisto tanto, buen baloncesto. Peñarroya, Navarro, Fisac, Durán... dejan claro que hay relevo a los grandes entrenadores nacionales ya consagrados.

Igual pasa con los jugadores españoles. Impresionante el crecimiento de Ferrán Bassas, un chico que no es el más rápido ni el más fuerte, pero que tiene su mayor virtud en la inteligencia. Ya me impresionó cuando de niño era el base del cadete de La Penya. Bassas nos ha demostrado que hay otro camino, que no hay que perder la ilusión cuando te toca seguir formándote en la LEB, que no hay que perder la esperanza y trabajar para tener una oportunidad y que cuando llega esa oportunidad, hay que aprovecharla. O nuestro Alberto Díaz, que cada año fichan en su equipo a un base nuevo para dirigir al Unicaja, pero que siempre acaba jugando Alberto.

Y todavía nos queda ver lo mejor. Llegan las semifinales. Esta tarde todos los que no sean seguidores del Barça serán muy de San Pablo Burgos. Les espera un reto físico brutal. El mayor defecto del equipo de Pesic puede ser la continuidad en el juego, pero cuando se ponen, son capaces de echar de la cancha a cualquiera gracias a, posiblemente, la mejor defensa de Europa. Pero los burgaleses tienen derecho a seguir soñando. Y a disfrutar del jugar unas semifinales ACB, porque lo que han hecho bien lo merece. La otra semifinal a priori parece más igualada. Se supone que Valencia tiene equipo para contrarrestar el juego físico que propone el sorprendente equipo de Ivanovic, totalmente transformado después del parón post pandemia. Baskonia querrá defender a un altísimo nivel de intensidad y correr la cancha y Valencia deberá hacerles jugar 5x5 y afrontar ese reto físico que les propondrá el equipo de Vitoria.

Pero aun quedando lo mejor, podemos decir que la organización de esta fase final de la ACB ha sido sobresaliente, que el baloncesto ha sido un ejemplo en responsabilidad, que no se ha hablado de arbitraje, lo que demuestra que los árbitros españoles siguen mejorando y siendo los mejores de Europa, y que los doce equipos que estaban clasificados han hecho un gran baloncesto compitiendo sin excusas, sin complejos. Pero solo los mejores pasaron de ronda y, como casi siempre, esta vez llegaron los mejores sin discusión. La oportunidad es histórica porque ganar una liga ACB con play offs a Madrid o Barcelona me parece casi imposible.

Lo peor de esta fase final es que, por desgracia, está a punto de acabar. Por eso, disfrutemos de los tres partidos que nos quedan por ver. Después tendremos tiempo para analizar, que el verano sin más baloncesto va a hacerse muy largo...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.


Buscador de deportes

 

Tour de Francia 2020

- Sigue en

- Recorrido del Tour

- del Tour de Francia

- La del Tour de Francia

- Consulta el palmarés del Tour de Francia