11 de noviembre de 2020
11.11.2020
La Opinión de Málaga

La Selección española, en busca del gol perdido

La Roja, que contará con el regreso de Álvaro Morata, solo ha marcado un tanto en los últimos tres encuentros disputados

11.11.2020 | 01:02
Los jugadores Sergio Reguilón y Mikel Oyarzábal durante un entrenamiento de «La Roja».

La selección española encara la visita a Países Bajos en un amistoso previo a partidos decisivos de la Liga de Naciones con el objetivo de recuperar el gol perdido, tras marcar sólo uno en sus tres últimos partidos, lo que invita a probar a Luis Enrique con variantes y el regreso de Álvaro Morata.

A días de jugarse el pase a la fase final de la Liga de Naciones con un duelo clave ante Alemania, España rinde visita a Países Bajos en busca de buenas sensaciones. La derrota, un año y once meses después, frente a Ucrania dejó un sabor amargo en el último compromiso que desea quitarse de encima Luis Enrique.

España se presenta en Amsterdam sin el jugador que asume el liderazgo del juego, Thiago Alcántara, su nueva estrella, Ansu Fati, los dos laterales derechos habituales, Jesús Navas y Dani Carvajal, y el delantero que más continuidad tiene con Luis Enrique, Rodrigo Moreno. Las lesiones y el coronavirus pasan factura en tiempos de pandemia que invitan a las probaturas.

Como los amistosos, banco de pruebas, para que se pueda estrenar Marcos Llorente, que se ganó a pulso con grandes actuaciones en el Atlético de Madrid la llamada de la selección, o el regreso de Íñigo Martínez en el centro de la defensa, Koke Resurrección en el centro del campo, Marco Asensio en la media punta y Álvaro Morata como delantero centro. Se presenta Héctor Bellerín como nueva alternativa en el carril derecho. Todos aspiran a minutos y a cambiar la cara de España.

La que trabaja Luis Enrique tiene una nueva identidad con un extremo puro como Adama Traoré. Seguirá encajándola en su sistema en busca del rematador que saque provecho a todo lo que genera. El empate sin goles ante Portugal en el último amistoso fue seguido de un tanto para derrotar a Suiza por la mínima en el Alfredo di Stéfano y la caída inesperada en Kiev frente a Ucrania. Un solo tanto a favor en 270 minutos.

La selección de Países Bajos llega al amistoso con la necesidad de mejorar una imagen deteriorada tras la marcha de Ronald Koeman, pues en los últimos cuatro partidos ha cosechado dos empates, dos derrotas y metido un solo gol. El seleccionador Frank de Boer ya ha dicho que su prioridad es conseguir buenos resultados en los duelos de Liga de Naciones, el 15 de noviembre contra Bosnia Herzegovina y tres días después ante Polonia. Los neerlandeses son terceros de su grupo y tienen a Italia y Polonia a uno y dos puntos, respectivamente.

Para el amistoso contra España, el técnico tiene pensado dar descanso a sus piezas más importantes y poner «a muchachos que se han visto poco en la selección», avisó. Tres de esos jóvenes que podrían salir este miércoles en el once inicial provienen del AZ Alkmaar: el atacante Calvin Stengs, de 21 años, el lateral izquierdo Owen Wijndal, de 20, y Teun Koopmeiners. Este centrocampista de 22 primaveras podría jugar en la posición de Frenkie de Jong si el barcelonista ve el encuentro desde el banquillo.

En el ataque, De Boer suele alinear a Memphis Depay y al sevillista Luuk de Jong. El bajo perfil que previsiblemente tendrá la alineación neerlandesa contra España da opciones al joven delantero del PSV Eindhoven Donyell Malen o incluso al veterano Ryan Babel. Está por ver el esquema. Koeman jugaba habitualmente con un 4-2-3-1, pero su sucesor ha pasado de repetir ese dibujo a probar alternativas como el 4-3-3 y el 5-3-2.

En el capítulo de bajas, De Boer no podrá contar con los centrales Virgil van Dijk y Matthijs de Ligt, dos piezas básicas. Si se le da descanso al jugador del Inter de Milán Stefan de Vrij, Joel Veltman o Daley Blind podrían salir en el once inicial. Los porteros Jasper Cillessen y Justin Bijlow están lesionados y es muy probable la presencia de Tim Krul.

Se han caído cuatro jugadores de la convocatoria. Junto a los porteros, el centrocampista ofensivo Mohamed Ihattaren, por enfermedad, y Steven Bergwijn, que fue mandado de vuelta a Inglaterra el pasado lunes

El amistoso se jugará a puerta cerrada, una medida tomada por el Gobierno para frenar los contagios de coronavirus. Durante el calentamiento, los jugadores holandeses llevarán una camiseta con las palabras «One Love», el eslogan de una campaña contra el racismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook