13 de noviembre de 2020
13.11.2020
La Opinión de Málaga
Fútbol. Eurocopa

Escocia regresará a una Eurocopa 25 años después y Macedonia debutará

El conjunto británico vuelve a la competición tras imponerse por 4-5 a Serbia en la tanda de penaltis

13.11.2020 | 14:06
La Selección de Escocia celebra la victoria

La selección de Escocia volverá a disputar, veinticinco años después, la fase final de una Eurocopa, tras certificar este jueves su clasificación para el máximo torneo continental que se disputará en el verano de 2021, al imponerse este jueves por 4-5 a Serbia en la tanda de penaltis, en una final de repesca que acabó el tiempo extra con empate (1-1) en el marcador.

Eurocopa en la que también estarán los equipos de Hungría, Eslovaquia y Macedonia del Norte, que hizo historia al asegurarse su primera participación en un gran torneo internacional, al derrotar por 0-1 a Georgia en Tiflis.

Un solitario tanto del veteranísimo delantero Goran Pandev a los 56 minutos de juego permitió a los balcánicos, que nunca antes habían disputado ni una Eurocopa, ni un Mundial, certificar su presencia en la cita continental.

Pandev, que cumplió 37 años el pasado mes de julio, demostró que no ha olvidado las dotes de goleador que le llevaron a brillar en el Lazio, Inter o Nápoles, entre otros, al culminar con un sutil toque una bonita triangulación del equipo macedonio en el área rival. Gol que selló el billete de los balcánicos para la fase final de una Eurocopa, en la que Macedonia se medirá en la primera fase con las selecciones de Ucrania, Países Bajos y Austria.

Si Goran Pandev fue el principal responsable de la clasificación de Macedonia, el portero David Marshall se convirtió en el héroe del equipo escocés, tras detener a Aleksandar Mitrovic el último y definitivo lanzamiento de la tanda de penaltis. Marshall, que no pudo hacer nada en el gol de cabeza del jugador del Real Madrid Luka Jovic, que llevó el partido a la prórroga al igualar (1-1) en el último minuto del tiempo reglamentario el inicial gol de Ryan Christie, tuvo un papel decisivo en la rueda de penas máximas.

El guardameta escocés, que ya estuvo a punto de atajar el penalti lanzado por Jovic, dio el triunfo y la clasificación a Escocia, tras adivinar el lanzamiento final de Mitrovic. Una parada que permitió a Escocia regresar veinticinco años después a la fase final de una Eurocopa, que no jugaba desde el ya lejano 1996.

Como entonces la selección escocesa se medirá en la primera fase con Inglaterra, que parte como el gran favorito de un grupo D, en el que además de ingleses y escoceses figuran los equipos de Croacia y la República Checa.

Igualmente agónico fue el triunfo de Hungría, que disputará por segunda vez consecutiva la fase final, tras imponerse este jueves por 2-1 a Islandia, en un encuentro en el que los magiares perdían por 0-1 a falta de dos minutos para la finalización. Un tiempo en el que al conjunto húngaro no sólo le dio tiempo a igualar la contienda, gracias a un gol de Loic Nego a los 88 minutos, sino a dar definitivamente la vuelta al marcador con el tanto de Dominik Szoboszlai en el 92.

El joven delantero del Salzburgo austríaco se plantó, tras recorrer todo el campo del conjunto islandés, en la frontal del área, para batir con un potente disparo raso al portero visitante Hannes Halldorsson. Espectacular tanto que permitió a Hungría, que ya fue una de las sorpresas agradables en la pasada Eurocopa de Francia 2016, en la que alcanzó los octavos de final, sellar el billete para un torneo continental, en el que los magiares se medirán en la primera fase con las selecciones de Alemania, Portugal, Francia, en el temible grupo F.

Por su parte, Eslovaquia, que será uno de los rivales de España en la fase final, tuvo que esperar hasta la prórroga para derrotar por 1-2 a Irlanda del Norte, en un choque en el que los locales forzaron el tiempo extra con un gol en propia meta de Milan Skriniar a los 88 minutos.

Un duro golpe del que la selección eslovaca supo rehacerse en la prórroga, como demostró el tanto del delantero Michal Duris, que puso el definitivo 1-2 a los 110 minutos, al culminar un contraataque con un potente derechazo. Tanto que permitió a Eslovaquia, que ya disputó la pasada Eurocopa, en la que cayó ante Alemania en los octavos de final, sellar su billete para un torneo continental, en el que los de Stefan Tarkovic, que hoy se estrenó como seleccionador eslovaco, se medirán con España, Suecia, Polonia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook