15 de noviembre de 2020
15.11.2020
La Opinión de Málaga
Fútbol americano

Cuenta atrás para el debut de los Corsairs en la Liga Nacional

El equipo malagueño de fútbol americano se estrena el próximo 12 de diciembre en la serie B de la LNFA - «Esta temporada va a ser dura puesto que el nivel de exigencia es más alto», apunta el capitán Raimundo Real

15.11.2020 | 05:00
Los Corsairs debutarán en la Liga en diciembre.

El único equipo de fútbol americano de Málaga ciudad, los Corsairs, debutará el próximo 12 de diciembre en la serie B de la Liga Nacional de Fútbol Americano, antesala de la elite de este deporte en España, en la que militan los Potros de Fuengirola. «Esta temporada va a ser más dura puesto que en la Nacional se exige un nivel más alto», afirma Raimundo Real, capitán de los Corsairs y jugador del club desde su inicio en 2016.

Facebook y una reunión en la Sureña de Huelin bastó para poner en funcionamiento lo que en la actualidad es un equipo de casi 50 hombres comandados por 6 entrenadores con un ambiente «que engancha», según cuenta el capitán de los Corsairs.

Familia en los entrenamientos y divididos durante los partidos. Un equipo convertido en «dos caras de la misma moneda» puesto que en el fútbol americano «a nivel táctico es muy diferente el ataque de la defensa», concreta Raimundo Real.

En este deporte, el escuadrón ofensivo está formado por 11 jugadores al igual que el defensivo, estableciéndose un reparto de roles. El capitán aclara que «la mayoría de los jugadores se especializan en una de las dos tareas y ambos bandos funcionan como equipos distintos».

Las diferencias acaban donde empiezan los valores. «En el fútbol americano predomina la humildad, no hay estrellas, si uno se hunde, nos hundimos todos. No hay ningún jugador que no importe, todo el mundo tiene que hacer su trabajo sino la victoria es imposible», señala el comandante de los Corsairs..

Las derrotas son amargas, algunas más que otras. Raimundo Real lo ha vivido en sus propias botas: «En los primeros años cuando no teníamos prácticamente ningún jugador con experiencia y el rival nos vencía por superioridad era asumible. Las derrotas que duelen, las que marcan, son las que sientes que has merecido ganar y no lo has logrado».

Ante el debut, los Corsairs se preparan para enfrentarse en su primera jornada a los Cavaliers (Madrid), ambos grupados dentro de la conferencia Centro-Sur que contiene otros equipos como son el Sevilla Linces, Granada Lions, Mairena Blue Devils y Almería Barbarians. La Liga Nacional de Fútbol Americano (LNFA) divide a los participantes en dos grupos, por lo que el Alicante Sharks, Valencia Giants, Valencia Firebats, L'Hospitalet Pioners y Barberà Rookies forman parte de la Conferencia Este. Los dos mejores de cada grupo competirán en los play off (semifinales) que se celebrarán el fin de semana del 15/16 de mayo de 2021, si no se produce ningún cambio.

El capitán no duda de las posibilidades del equipo de acceder a la semifinal: «Tenemos nuestras armas y han entrado algunos rookies, jugadores de primer año como profesionales, que tienen buena pinta». Como punto fuerte, Raimundo Real pone el foco en el juego de carrera: «El equipo ha pasado a ser más agresivo a nivel defensivo, hemos centrado el trabajo en el robo de balones».

La mayor «lucha» se produce fuera del juego, el club no recibe ningún tipo de financiación por parte de los organismos públicos. «Tras varias reuniones con el Ayuntamiento, siempre nos prometen cosas que al final quedan en nada», lamenta el capitán de los Corsairs. El club afronta un alquiler de 900 euros al mes solo por el campo de juego, a esto se le suma la ficha federativa (210 euros por jugador). Para sufragar dichos gastos, los propios jugadores pagan una cuota mensual de 30 euros y se costean los desplazamiento y las equipaciones al completo.

«Es mucho dinero el que hace falta y supone un sacrificio muy grande el que tienen que hacer todos los jugadores para practicar este deporte», concreta Raimundo Real. La búsqueda de patrocinadores privados se complica con el Covid-19 aunque la batalla no les pilla de nuevas: «Todos los años buscamos dinero de debajo de las piedras porque no sabemos si vamos a poder jugar», manifiesta el capitán.

A ojos del comandante de los Corsairs la solución es sencilla: «Solo con que nos proporcionaran un campo para entrenar de forma gratuita el club pasaría a ser totalmente viable».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook