26 de enero de 2014
26.01.2014

Un día en el parque de atracciones

El Unicaja visita hoy la pista del Real Madrid, donde se ve el mejor baloncesto del mundo al margen de la NBA, sin obligaciones ni ataduras

26.01.2014 | 01:34
Nik Caner-Medley, en el Torneo Costa del Sol disputado este verano en Estepona ante el Madrid.

Hoy es un día grande. El Unicaja visita el parque de atracciones que el Real Madrid ha instalado esta temporada en el Palacio de los Deportes de la CAM, el escenario en el que se ve el baloncesto más bonito del mundo, al margen de la NBA. Así que es una mañana para disfrutar y para divertirse. Cero preocupaciones. El Unicaja tiene sacada ya la entrada VIP, con acceso a todas las atracciones, incluida la Copa del Rey como cabeza de serie (para perderla debe caer hoy por más de 65 puntos). Y nadie, absolutamente nadie, se ha querido perder la esperadísima excursión.

«Papá» Plaza se ha llevado a sus 13 hijos. Uno, Sergi Vidal, con algo de fiebre, lo verá en el banquillo. Pero tanto Ryan Toolson como Fran Vázquez se han recuperado de sus esguinces de tobillo y, aunque no están en plenas condiciones, sí que podrán echar una mano. Desde el benjamín del grupo, el pequeño Sabonis, cuyo padre impartió lecciones en el club merengue. Hasta los que ya han ido antes a ese mismo parque, porque trabajaban allí, aunque con «cacharros» menos chulos: Carlos Suárez y Rafa Hettsheimeir, además del enfermo Vidal y del propio Plaza. El entrenador fue el jefe durante una época, ya algo lejana.

El Unicaja sabe que hay dos atracciones del parque que el Madrid y su gente adoran a rabiar. La montaña rusa es el favorito de los blancos. Vértigo, descensos, caídas libres, latidos a 200... Son las sensaciones que un equipo vive en primera persona cuando juega en la invicta pista del equipo de Laso. Un equipo sin fisuras, un martillo pilón que no da segundas oportunidades, que gana por aplastamiento y que no hace rehenes. 31 victorias ha cosechado, entre Liga, Euroliga y Supercopa este Real Madrid, antes de que el CSKA cortara en Moscú su sensacional racha el pasado jueves.

Y luego está el Pasaje del Terror. Muchos de los equipos que pasan por este parque de atracciones acaban allí. El miedo les devora y les cae la del pulpo. 20, 30 o más puntos de diferencia. Salen acongojados, con ganas de no volver. No han competido y se marchan con los pantalones sucios.

El Unicaja debe salir a competir. Como hizo en el Palau el pasado jueves. Sabiendo que no tiene nada que perder. Pero consciente de que defiende un escudo otrora poderoso y que no puede dejarse avasallar por nada ni por nadie.

Plaza ha podido preparar el partido durante dos días en Madrid, tras viajar directamente desde Barcelona. Y lo mejor es que ha recuperado a dos de sus piezas claves. Está por ver cómo responde Toolson, un jugador «especial», que necesita sentirse en plenas garantías físicas para rendir al máximo. Además, Carroll en principio, su clon en el Madrid, será baja.

Hablar de los peligros del Madrid a estas alturas de la película parece de necios. Pero hay un revisor muy especial: Sergio Rodríguez. Es el jugador más desequilibrante del actual panorama europeo. El Madrid baila a su ritmo. Él enciende y apaga las atracciones. Es el que manda, el más divertido. Claro que centrar la defensa en él sería una locura viendo que a su lado están Llull, Rudy, Mirotic, Felipe...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes