17 de octubre de 2018
17.10.2018
La Opinión de Málaga
La previa

Mornar Bar-Unicaja: Más difícil de lo que parece

El Unicaja visita al Mornar Bar de Montenegro con el objetivo de sumar su primera victoria a domicilio en la Eurocup

17.10.2018 | 05:00
El Unicaja viajó ayer en vuelo chárter hasta la localidad montenegrina de Bar.

«Mornar ¿qué?» Ésta fue la pregunta que casi todos los aficionados del Unicaja se hicieron el día del sorteo de la Eurocup, el pasado mes de julio. Y es que el rival de esta tarde-noche de los verdes en la tercera jornada de la Eurocup, vigente campeón de la Liga de Montenegro, es un gran desconocido en el panorama del baloncesto continental.

La verdad es que pocas canchas del baloncesto europeo le quedan al Unicaja todavía por explorar. Son ya varias décadas jugando al más alto nivel europeo. Primero fue en la Copa Korac, después en la Euroliga y ahora, por segunda vez en tres años, en la Eurocup. Decenas de partidos por todas las esquinas del Viejo Continente, que hacen muy complicado encontrar terreno por conquistar al ejército verde y morado.

Pero hoy, sin embargo, el Unicaja sí tiene un viaje a lo desconocido. Y es que desde las 18:45 horas paseará, por primera vez en su historia, la camiseta cajista por la pista del Mornar Bar, un equipo de Montenegro que se estrena este curso en la elite continental. Un rival que parece asequible, sin ninguna historia exitosa detrás, -además de su título liguero del pasado curso- y sin jugadores de relumbrón, pero que será más difícil de lo que muchos pueden creer.

Ganar fuera siempre es difícil

Cada partido que el Unicaja juega fuera de casa en Europa lo digo. Me da lo mismo la competición e incluso el nombre del rival o el país que se visita. Hoy no va a ser una excepción: Ganar a domicilio en Europa es muy difícil. Repito: MUY DIFÍCIL. Es cierto que es mucho más complicado hacerlo en la pista del CSKA ruso, en El Pireo, en el Nokia Arena de Tel Aviv o en la cancha del Fenerbahce de Estambul que en esta cancha en Montenegro. Pues sí. Estoy de acuerdo. Pero que si el Unicaja quiere ganar esta tarde-noche en su cita en la costa Adriática deberá jugar entre bien y muy bien, eso también debemos tenerlo todos claro...por lo que pueda pasar.

La expedición viajó ayer a primera hora de la tarde en vuelo chárter hacia Podgorica para desde allí desplazarse en autobús hasta Bar. Luis Casimiro tiene a todos sus jugadores aptos para un partido en el que los verdes tratarán de sumar la primera victoria europea de la temporada fuera del Palacio Martín Carpena, tras el estreno frustrado de hace un par de semanas en la cancha del Rytas Vilnius lituano.

Viendo cómo está el equipo, debemos ser optimistas. Por plantilla, por historia, por experiencia... el Unicaja es favorito. Muy favorito. Y es que estamos ante un partido con dos equipos que viven realidades deportivas diametralmente opuestas. El Mornar bastante hará si logra al final de esta primera fase el pase al Top 16. Para los montenegrinos sería todo un éxito dejar por detrás en esta liguilla a dos equipos y colarse así en la siguiente fase. El Unicaja, sin embargo, es uno de los rivales a batir en esta segunda competición continental. Su trayectoria al más alto nivel del básket europeo durante las dos últimas décadas y el título logrado hace dos temporadas en esta misma Eurocup lo sitúan, sí o sí, entre los máximos favoritos al triunfo final.

Parece, desde luego, un día propicio para que el Unicaja y su afición sigan recargando su moral. Hay ganas de volver a ver al equipo en acción. Cada partido que pasa su baloncesto va mejorando y la «marea verde» está muy enganchada a los suyos. La ecuación ´ganar+espectáculo´ se ha instalado en el entorno cajista. Más no se puede pedir. Bueno, sí. Ser capaz de ganar fuera de casa en Europa. Un reto que todavía lo tiene pendiente esta temporada el Unicaja. ¿Será en Bar? Yo apuesto que sí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes