01 de diciembre de 2018
01.12.2018
Internacionales

Los internacionales del Unicaja, sobreexplotados en sus selecciones

Los cajistas firman muy buenas actuaciones en el primer partido de esta nueva «Ventana FIBA», pero a costa de jugar demasiados minutos: Salin firmó 35:26, Shermadini (30:55) y Milosavjlevic (35:42)

01.12.2018 | 05:00
Milosavljevic se lamenta en Israel.

No deben estar muy contentos los máximos responsables del Unicaja. El equipo malagueño está de descanso hasta el lunes, pero hay siete jugadores que pertenecen a la disciplina malagueña que se han marchado con sus equipos nacionales para disputar dos encuentros dentro de una nueva edición de las «Ventanas» FIBA que paralizan la competición en pleno curso (excepto la Euroliga). Y es que los jugadores cajistas han tenido una excesiva presencia en pista, superando muchos de ellos los 30 minutos en el parqué, algo que no sucede cuando están en Málaga. Con el ritmo de partidos y el baloncesto que se juega actualmente, raro es ver a un jugador estar más de 22 ó 23 minutos en el parqué. De hecho, el hombre más utilizado por Luis Casimiro en el Unicaja es Jaime Fernández, con un promedio en pista de 24:19 minutos.

Sin embargo, los seleccionadores nacionales abusaron en este primer partido de los cajistas. Todos disputaron más minutos en los encuentros jugados con sus países que los que tienen en Málaga. Con algunos casos bastante sorprendentes y excesivos. El finlandés Sasu Salin estuvo en pista 35:23 minutos en el encuentro ante Rusia. Pero es que el georgiano Giorgi Shermadini jugó 30:55 minutos. Una exageración para un hombre tan grande como él, al que siempre se le miden los esfuerzos de manera milimétrica. En la temporada y media que «Gio» lleva en Málaga su encuentro con más minutos fue ante el Real Madrid, con 27:47. Un caso excepcional, ya que su media de esta campaña es de sólo 18:27. También tuvo ración extra de tiempo Dragan Milosavljevic, que fue el cajista que más jugó. El serbio disputó 35:42 minutos en Israel. Su promedio en el Unicaja es de tan sólo 18:21

De los cajistas que jugaron ayer el mejor fue Shermadini. El pívot lideró a Georgia al triunfo en Estonia (73-80) con una actuación colosal: 23 puntos (11 de 16 en tiros de dos) y 11 rebotes en los 30:55 minutos ya mencionados para irse hasta los 29 de valoración. Una pasada.

Quien no pudo ganar fue Sasu Salin con Finlandia. A pesar de su presencia en pista, los fineses cayeron en Helsinki ante Rusia por 75-77. Una pena, porque el cajista celebró su partido 100 con la selección de su país. Salin no tuvo acierto: 9 puntos (1/3 de dos y 0/4 en triples, con 7/8 en la personal), 5 rebotes, 5 asistencias y 12 de valoración.

Milosavljevic tampoco pudo llevar a Serbia a la victoria en Israel, cayendo por 83-74. El alero, en 35:42 minutos, se fue a los 17 puntos (5/6 de dos, 2/3 en triples y 1/1 en el tiro libre), 3 rebotes, 3 asistencias, 5 pérdidas y 16 de valoración.

Mathias Lessort fue determinante en el triunfo de Francia ante la República Checa (65-79) que ha clasificado a los galos para el Mundial. El pívot jugó 20:53 minutos y anotó 9 puntos, cogió 7 rebotes y dio 5 asistencias para llegar a 16 de valoración y tener un +- de +27 puntos. Tremendo el pívot. El jueves, Jaime Fernández jugó 27:06 minutos (el que más de la selección) en la derrota de España, mientras que Adam Waczynski jugó 23:06 minutos en la victoria polaca. El otro jugador verde que se ha marchado con su equipo nacional es Kyle Wiltjer. El canadiense jugó esta pasada madrugada 29 minutos en la derrota 84-76 de Canadá ante Venezuela, siendo el máximo anotador de su equipo con 21 puntos (4 de 9 en triples).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes