13 de enero de 2019
13.01.2019
ÚLTIMA HORA
Josep Borrell renuncia a su acta de eurodiputado
Unicaja 8276Movistar Estudiantes

El Unicaja ya está en la Copa

El equipo malagueño derrota al Movistar Estudiantes, gracias a un tercer cuarto sensacional que borró un primer tiempo muy irregular, y saca billete para la cita de Madrid 2019 en febrero - El reto ahora es ser cabeza de serie, algo que podría ocurrir hoy

13.01.2019 | 05:00
El Unicaja ya está en la Copa

El Unicaja selló ante el Movistar Estudiantes su billete para la Copa del Rey de Madrid 2019. El objetivo está conseguido gracias a un tercer cuarto magnífico, en el que el Unicaja, guiado por Jaime Fernández, recuperó sus mejores sensaciones, tras un primer tiempo repleto de dudas y problemas, para acabar ganando por 82-76. El trabajo está hecho y el Unicaja estará en la Copa, como es su obligación. Puede, incluso, hacerlo como cabeza de serie, algo que depende de sí mismo y tiene en su mano. Y que incluso podría producirse hoy si pierden Tenerife, Valencia y Joventut. Y eso sí que tiene mérito. Los verdes están aprovechando todo lo bueno que hicieron en un sensacional arranque de curso. Todo eso que se recaudó y que se guardó en la despensa ayuda ahora, en tiempos algo más tristes, con menos baloncesto, muchas dudas y asuntos por mejorar.

Debutó Ryan Boatright, que en su primera jugada ayudó a robar un balón y después se enchufó un triple. Tuvo apenas unos minutos. El Carpena enloqueció, especialmente porque la afición está ávida de que pase «algo» en la pista. La «marea verde» ha pasado en unos partidos de pasárselo pipa a aburrirse más de la cuenta y sufrir por el mejorable nivel que muestra el equipo. El Unicaja no cree ahora tanto en lo que hace. Hay que recuperar la moral de la tropa. No queda otra. Como se hizo en un gran tercer cuarto: jugando a la carrera, aprovechando las desventajas, anotando rápido y siendo muy agresivos cara al aro.

El Unicaja dominó el encuentro de cabo a rabo. Desde el 10-5 inicial hasta que Dani Díez puso el 69-52 (17 arriba y máxima) en el arranque del último cuarto. No ganó aún el Unicaja, porque las dudas que ahora tiene le hacen no cerrar de forma brillante los partidos. Y también, claro, porque el rival juega. Con Gentile ya sin gasolina, a Cook le entraron esos triples que no metió antes y Darío Brizuela se liberó, cargado de faltas pero sin nada que perder. Hubo que sufrir para levantar el cartelón de «equipo de Copa del Rey». Pero esto es la ACB y aquí nadie regala nada a nadie. Es ley del básket.

De nuevo al Unicaja le acompañaron las dudas en la primera parte, de la que salió indemne gracias a que recuperó su acierto desde el triple. Subió al 40% en ese parcial, con «bombas» de Salin, dos de Wiltjer y tres de Dani Díez. Más la del nuevo, un Boatright que se resbaló y se hizo daño en un muslo, aunque sin importancia.

Al primer cuarto, la ventaja malagueña era de tres (19-16), pero el Estudiantes le dio la vuelta con un triple de Hakanson y una bandeja de Arteaga sobre un Shermadini que fue una sombra en la primera mitad. El 38-34 del descanso dejaba el partido por resolver.

El buen arranque verde a la salida de vestuarios alivió la situación, con un triple de Jaime y una canasta de «Gio», muy mejorado en el tercer parcial: 45-37. Gentile, con los problemas de faltas de Brizuela y sin el lesionado Clavell, fue la única arma exterior del «Estu».

El Unicaja hizo en estos 10 minutos el juego que le gusta, con ataques muy rápidos comandados por Jaime, actuando de escolta. Fue muy agresivo el equipo malagueño y Wiltjer puso la máxima: 56-44, a 3:28.

Berrocal tuvo que dar entrada a Brizuela, con tres faltas, porque el partido se le iba. Roberts, más activo que de costumbre, puso una máxima: 58-44. Daba gusto ver de nuevo a Jaime Fernández, manejando el partido a su antojo en este tercer cuarto, asistiendo siempre en el pick and roll. Dani Díez, en su mejor versión, puso 66-50. Y con un dos más uno abrió el último parcial: 69-52.

Quizá pensó el Unicaja que ya estaba hecho. O el Estudiantes, sin nada ya que perder, se sacudió la presión. Lo cierto es que entre Omar Cook y Darío Brizuela, y con Arteaga haciendo mucho daño en la pintura, el encuentro dio un inesperado giro: 72-66, a 4:54. Con 75-68, y sobre la bocina de posesión, Adam Waczynski se estrenó con un triple de mucho carácter: 78-68. Su 1/7 desde la línea de tres es preocupante. Hace tiempo que «King Kong» no ruge. Y debe salir de esa burbuja de miedos en la que vive y despertar. Por su bien y por el de todo el equipo.

Con Cook superando fácil a Roberts y el Unicaja encajando puntos de forma muy sencilla, Roberts anotó sobre la bocina: 80-72. Y Jaime, en un rebote ofensivo, sentenció: 82-72, a 1:28 del final. Al final, 82-76. Y a la Copa del Rey. El Unicaja tratará ahora de ser cabeza de serie. Depende de sí mismo. De ganar en Santiago al Obradoiro. O esperar tropiezos rivales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes