03 de febrero de 2019
03.02.2019
Zona press

Malagueños por el mundo

03.02.2019 | 00:56

Hagamos memoria de los jugadores malagueños que están jugando a baloncesto a un nivel profesional, o casi profesional. Evidentemente, debemos empezar por Alberto Díaz. Alberto es un privilegiado porque hace baloncesto al más alto nivel y lo hace en su club de toda la vida. Por ello es un ejemplo a seguir para todos esos niños que sueñan con llegar a ser jugador profesional. Ahí tienen a alguien que, a través del esfuerzo, creer en sus posibilidades y la familia, lo ha conseguido.

Pepe Pozas salió del Clínicas Rincón, filial del Unicaja, con destino a Valladolid en mitad de una temporada. Allí acabó el año fichando la temporada siguiente en Santiago. En el Obradoiro, se ha asentado de tal manera que ahora es el capitán del equipo. Pepe también es ejemplo de cómo hacer realidad un sueño que ya tenía cuando entrenaba en el patio del colegio Maristas cuando era minibasket. Otro fuera de serie.

Carlos Cabezas sigue dando guerra. Después de jugar estas últimas temporadas en Sudamérica, hace poco fichó en Hungría, en el Alba de Fehérvár. No se me olvida Alfonso Sánchez, que tras jugar en ACB en el Real Betis la temporada pasada, este año está esperando equipo. Puedo deciros con conocimiento de causa que está muy en forma y preparado para seguir jugando. Ofertas ha tenido pero ninguna que le llenara lo suficiente.

Álex Vergara está jugando en Chile en el Puerto Varas. Allí está haciendo una lindísima carrera en el país donde nació su madre. Alejandro Navajas destacó algo más tarde, pero cuando surgió fue para ser de los jugadores principales en el Clínicas Rincón. Navajas juega en Francia, en Lourdes concretamente. Seguramente tendría posibilidades de jugar en LEB Oro o LEB Plata, pero eligió Francia para seguir su carrera porque las condiciones económicas allí son mayores seguramente.

En LEB Oro sigue su carrera Adrián Fuentes, el base del Canoe. En Bilbao juega Rafael Huertas, que empezó en Francia la temporada pero que no pudo resistirse ante la llamada del equipo vasco.

En LEB Plata juegan Jose Alberto Jiménez, que está haciendo una muy buena temporada en Navarra. En Ávila juega desde hace alguna temporada el base del Palo Berni García, un jugador capaz de asentarse en categorías FEB sin haberse formado en Unicaja.

En EEUU, compaginando su formación deportiva y académica, están triunfando Francis Alonso en UNC Greensboro y Rubén Guerrero. Al pívot marbellí le está yendo mucho mejor tras cambiar de universidad y recalar en Samford. Jesús Carralero también cruzó el charco este año para iniciar su aventura americana, donde también se encuentran Víctor Ruiz de Carranza, Andrés Aguado y Enrique Cortés.

No puede acabar este artículo sin hacer referencia a algunos jugadores que no han nacido en Málaga pero que se han formado totalmente en nuestro baloncesto. Son malagueños adoptivos. Domas Sabonis en Indiana sigue creciendo como jugador. Domas llegará a ser uno de los pívots dominantes en la NBA (sí, un jugador formado aquí triunfando en la NBA).

Su hermano Tuti juega en Castellón, en LEB Oro. En la segunda categoría del basket español también juegan Carlinhos Cobos en Granada compartiendo equipo con Eloy Almazán. El hermano de Eloy, Pablo, está haciendo un temporadón (otro más) en Real Betis. En esta categoría intenta hacerse un hueco Nacho Rosa en Oviedo. Otro que intenta hacerse sitio en el baloncesto de élite pero en la ACB es Romaric Belemene que, tras su paso por la LEB Oro en Oviedo, está luchando por consolidarse en la máxima categoría de nuestro baloncesto.

Hay más (Álex Abrines, Augusto Lima, Dejan Todorovic, Malick Fall, Maodo Nguirane, Paulao Prestes, Faverani, Rafa Freire, Kenan Karahodzic...), pero quizás ellos terminaron su formación en Málaga, no se formaron casi totalmente aquí. Seguro que se me olvida alguno. Perdón si es así.

Bueno, pues nos han salido unos cuantos. Me da un poco de pena que solo uno esté jugando en el club que los formó. Espero y deseo que muy pronto sean más y sea imposible incluir a todos en tan solo un artículo. Es evidente que cada vez es más difícil dedicarse profesionalmente al baloncesto pero no es menos cierto que Málaga es una ciudad de baloncesto y que todos tenemos la obligación de intentarlo sin descanso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes